Un muerto y varios heridos graves tras el asalto a un local de ambiente homosexual en Camerún por un grupo de militares

, , | 22 enero, 2018

Un grupo de militares cameruneses ha asaltado brutalmente un local de ambiente homosexual en la localidad de Gaorua. El asalto se ha saldado con un muerto, tres heridos graves —uno de los cuales ha perdido un ojo— y un número no determinado de heridos leves. No se ha abierto ninguna investigación al respecto, ni se han presentado denuncias, por lo que los asaltantes quedarán impunes de sus crímenes.

DOS MANZANAS.- Según la narración de los activistas LGTB de Camerún, los hechos se produjeron el pasado 9 de enero a las 8 de la tarde en Gaorua, una localidad del norte del país, cuya población es de mayoría musulmana. Un miembro del Batallón de Intervención Rápida mantuvo un altercado en la zona donde se encuentra «Le Populaire», un conocido local de ambiente homosexual, en el que perdió su teléfono móvil. Él sospechó que había sido víctima de un robo, y así se lo comunicó a sus compañeros de milicia, que decidieron acudir a «Le Populaire» en busca de venganza.

Nada más entrar, comenzaron a golpear a todos quienes se cruzaban en su camino, hasta que se fijaron en una de las mesas que estaba ocupada por cuatro clientes, que inmediatamente se convirtió en su objetivo. Procedieron a atacarles de manera brutal, hiriendo a los cuatro de gravedad. Poco después, abandonaron el local.

Los cuatro heridos fueron conducidos a un hospital cercano para ser atendidos. Uno de ellos, desgraciadamente, falleció por las heridas recibidas mientras esperaba en una camilla en uno de los pasillos. Otro de los supervivientes perdió un ojo en el ataque, mientras que los otros dos permanecían en cuidados intensivos.

Aunque los activistas LGTB comunicaron los hechos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Libertades, no se ha iniciado ninguna investigación ni ningún procedimiento legal contra los soldados. Las familias de las víctimas tampoco han querido presentar denuncia alguna. La madre del fallecido ha afirmado que su hijo ha muerto únicamente por la voluntad de Alá. El brutal asesinato y la violencia contra las personas LGTB quedarán una vez más impunes.

Fotografías del fallecido y de los heridos en el centro hospitalario, en las que se puede constatar el brutal ensañamiento del ataque, han sido difundidas por el grupo Solidaridad Juvenil de Garoua. Dada la extrema crueldad de las imágenes, hemos preferido no publicarlas directamente, aunque son accesibles en la página que se enlaza en la entradilla.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecíaabandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

A finales de 2015, Joshua Mbarga, un activista LGTB, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la Policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación.

En octubre de 2016, tuvo lugar una redada masiva en un local de ambiente LGTB de Yaoundé, con un fuerte dispositivo policial que detuvo a todos los clientes y trabajadores presentes en el local. En diciembre del mismo año, fueron detenidos otros doce hombres por posesión de lubricantes y preservativos, algo considerado por las autoridades como prueba de comportamiento homosexual. A finales de 2017, tres jóvenes fueron detenidos tras caer en una trampa tendida por miembros del ejército, por lo que deberán ser juzgados por un tribunal militar.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Además de todos estos episodios de LGTBfobia, en dosmanzanas también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos «Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo», breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de «flagrante delito». Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora dos años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Enlaces internacionales