Un informe alerta del riesgo de que aumenten los crímenes de odio tras el Brexit

| 23 julio, 2018

El estudio elaborado por un organismo que audita a la policía británica constata que este tipo de delitos repunta en momentos de gran polarización social

19/07/2018 El País.- Por si las complicaciones del proceso de ruptura con la Unión Europea no fueran pocas, la publicación de un informe este jueves en Reino Unido ha puesto en alerta al país sobre un posible repunte de los crímenes de odio cuando el Brexitse haga efectivo en marzo de 2019. El estudio, elaborado por un órgano independiente que controla la efectividad de las fuerzas policiales y los servicios de rescate, advierte de “una posibilidad real” de que se produzca un aumento de este tipo de delitos y exhorta a las fuerzas de la policía a “estar preparadas para esta eventualidad”.

Según el texto revelado, esta conclusión se extrae de que los crímenes de odio(motivados por la hostilidad hacia las características personales de alguien, y que el documento ha centrado en etnicidad, religión, orientación sexual, discapacidad e identidad transgénero) proliferaron tras acontecimientos tan polarizadores como el referéndum por la permanencia en la UE de junio de 2016 o los últimos atentados terroristas. Por este motivo, la eventual salida del club comunitario plantea un horizonte en el que pueden proliferar tensiones sociales que desemboquen en este tipo de delitos.

Asimismo, el informe encargado por la exministra del Interior británica Amber Rudd advierte de que la policía de Inglaterra y Gales debe abordar los “problemas significativos” que pueden emerger del aumento de delitos de odio. La advertencia de este documento se sustenta en el hallazgo de 89 “respuestas inadecuadas” en los 180 casos de delitos de odio que han sido revisados por la organización Amber Rudd a Her Majesty’s Inspectorate of Constabulary and Fire & Rescue Services. 

De media, los agentes tardaron cinco días en visitar a 73 víctimas, mientras que 65 de ellas ni siquiera fueron atendidas. Además, este documento constata que se catalogaron incorrectamente 43 incidentes como delitos de odio “sin ninguna justificación aparente” y otros que efectivamente sí lo fueron, no se designaron como tal.

Entre 2016 y 2017, los crímenes de odio representaron el 2% de todas las ofensas registradas en la policía de Inglaterra y Gales, lo que supone un 57% más que el número de ofensas registradas entre 2014 y 2015 y 2016 y 2017.

La cifra de homicidios más alta en una década

La policía registró entre marzo de 2017 y marzo de 2018 un 12% más de homicidios en Inglaterra y Gales (excluyendo a las víctimas de los atentados de Londres y Manchester), según revela un informe publicado el jueves por la Oficina Nacional de Estadística británica (ONS, por sus siglas en inglés). La cifra total de asesinatos y homicidios ascendió a 701 –74 más que el año anterior–, y es la más alta desde 2008. También es notorio el aumento del 16% en crímenes con arma blanca (cuchillos o “instrumentos afilados”), que alcanzaron los 40.147, la mayor cifra de la que se tiene constancia desde que se empezó a medir esta variable en 2011.

El incremento se dispara al 22% en Londres, donde se cometieron 2.634 de ellos. Otros delitos que también han repuntado el último año son los atracos (un 30% más aunque, como señala el informe, “están desproporcionadamente concentrados en Londres y otras áreas metropolitanas”) y los delitos sexuales, que se han elevado un 24%. El documento atribuye esta última subida a “posibles mejoras en su registro por parte de la policía y a que la gente está cada vez más dispuesta a denunciar un delito sexual”. Los crímenes con arma de fuego han subido un 2%, lo que supone un incremento más bajo que el de años anteriores. Los delitos informáticos han caído un 31%.

Aunque el informe puntualiza que “un incremento en el número de delitos registrados por la policía no significa necesariamente que el nivel de ese delito haya aumentado”, los datos llegan en pleno debate sobre la disminución de efectivos de la policía. Según datos hechos públicos por el Home Office, en marzo de 2018 Inglaterra y Gales contaban con un total de 122.404 oficiales de policía, lo que supone la cifra más baja desde 1996, año desde el que existen este tipo de censos.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales