Un grupo de extrema derecha mancha el histórico ascenso del Girona a Primera

, , | 6 Junio, 2017

El lema de Gerunda Sud, como el de otros grupos neonazis, es ‘fútbol, no política’. Sus agresiones con puñetazos, botellas de vidrio y bengalas a personas y centros sociales antifascistas dicen lo contrario

OMAR NABOULSI. PLAYGROUND.- El Girona jugará en Primera División por primera vez en toda su historia. El domingo confirmaron la gesta después de empatar con el Zaragoza, pero antes del partido un incidente ensució la fiesta gerundense.

Una decena de ultras de extrema derecha asaltaron el bar “A ½ camí”, cerca del estadio de Montilivi, media hora antes de que comenzara el encuentro. Irrumpieron en el bar haciendo saludos fascistas y gritando ‘sieg heil’ y agredieron a cuatro jóvenes a puñetazos acompañados del lanzamiento de botellas de vidrio, tal y como ha revelado Ariet.

El incidente acabó cuando llegaron la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra, que echaron a los agresores del bar. No han sido detenidos.

El local estaba a reventar de hinchas ansiosos por celebrar el ascenso, entre ellos los 4 agredidos, aficionados antifascistas del Girona que no tenían entradas para entrar al estadio pero que querían verlo juntos por televisión.

“¡Guarros de mierda! ¡Vamos a darnos de hostias!”, gritaron los agresores mientras se quitaban sus camisetas para enseñar tatuajes con simbología fascista cuando entraron en el bar.

“A mí lo que me dolió más fue la pasividad de la gente. Había un centenar de seguidores del Girona y todos juntos podíamos haberlos echado”, denuncia uno de los cuatro jóvenes que se llevaron los golpes. Entre los atacantes estaba Ángel Valls, que ya agredió a otro aficionado hace dos semanas cerca de la estación de Girona, y Raúl Galán, conocido por sus vínculos con la organización xenófoba Plataforma per Catalunya y por el ataque en la Escuela de Hostelería durante el referéndum del 9N sobre la independencia de Cataluña.

Ambos son miembros de Gerunda Sud, un grupo ultra que ocupa el gol sur de Montivili y que se ha convertido en una plataforma perfecta para buscar gente nueva que defienda su causa política con la excusa de animar al Girona.

Entre las filas de Gerunda Sud se han identificado dos personas que asaltaron el colegio electoral durante la consulta del 9N, se les ha asociado con pintadas de simbología nazi en las paredes de Girona, lanzamiento de bengalas en el centro social Kan Kolmo, tirar piedras sobre el Casal Independentista 4 Rius y varias agresiones nocturnas.

Parece que pretenden ser los herederos de los Ultras Gerona, una grada de animación explícitamente fascista que estuvo activa entre 2008 y 2009 y que protagonizó varios incidentes violentos. Sin embargo, los ultras actuales evitan cualquier etiqueta ideológica para estar más alejados del foco mediático.

De hecho, “Fútbol, no política”, es uno de los lemas del grupo. Sus actos dicen lo contrario.

Enlaces internacionales