Un detenido por unas pintadas xenófobas en el consulado de Marruecos

| 17 julio, 2018

Pintura roja en el consulado y pintadas en la mezquita con expresiones como “vais a morir putos moros” 

17/07/2018 La Vanguardia.- Barcelona, 17 jul (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a un hombre en Tarragona acusado de arrojar pintura roja y hacer pintadas xenófobas con apología del nazismo en el consulado de Marruecos de Tarragona tras los atentados del 17-A del pasado año y durante la última festividad de Sant Joan, el 24 de junio.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, el detenido, de 34 años de edad y vecino de Tarragona, ha quedado en libertad con cargos tras comparecer en sede judicial, acusado de un delito de odio e incitación a la discriminación.

El detenido está acusado de efectuar pintadas xenófobas y de apología del nazismo el pasado 24 de junio en la fachada del consulado de Marruecos en Tarragona, que presta servicio en Tarragona, Lleida, Huesca, Teruel y Zaragoza.

En concreto, las pintadas, acompañadas con esvásticas nazis, contenían vivas a Hitler (Sieg Hitler), además de insultos como “Fuck Islam” y ataques a los musulmanes como “Sois mierda”, “Moros de mierda” y “Go Home” y lemas como “Europa Cristiana”.

Estas pintadas también afectaron a los comercios situados en los alrededores del consultado, que pertenecen a un empresario marroquí, como un banco y una copistería donde se realizan traducciones juradas.

A partir de las imágenes de las cámaras de seguridad del edificio del consulado, los agentes descubrieron que el autor de las pintadas era un hombre joven, con una camiseta de ideología ultra, que se tapaba con un paraguas de color negro para ocultarse mientras escribía los insultos en la pared.

En las imágenes también se comprobó que el joven cubría en ocasiones su rostro con la camiseta que llevaba.

Pese a sus intentos para ocultar su rostro, los agentes pudieron hallar pistas para poder identificar al autor de las pintadas, entre otros motivos porque llevaba varios tatuajes, uno de ellos en su muñeca izquierda, muy característico, y otro en su pierna derecha.

A raíz de estos indicios, la Policía Nacional comprobó que se investigaba a una persona con características idénticas por arrojar un bote de pintura de color rojo, simulando ser manchas de sangre, frente a la puerta, la fachada y el consulado de Marruecos en Tarragona a las 01:40 horas de la madrugada del 18 de agosto, tras los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Según las fuentes, con esta actuación el acusado intentó culpabilizar y señalar a la comunidad marroquí por los atentados terrorista del pasado año en Cataluña.

De hecho, tras ese incidente, el análisis de las imágenes de seguridad permitió descubrir el tatuaje característico que el sospechoso llevaba en su muñeca izquierda.

Tras varias comprobaciones, los agentes llegaron a la conclusión de que la persona que había efectuado ambos ataques, que habían sido denunciados ante los Mossos d’Esquadra, era la misma persona y que era un vecino de la zona, que pudo ser detenido. EFE

Enlaces internacionales