Un candidato racista rompe la coalición portuguesa de centroderecha

, , | 23 julio, 2017

El aspirante a alcalde por Loures carga contra los gitanos y el exprimer ministro le respalda

JAVIER MARTÍN. EL PAÍS.- Faltan cuatro meses para las elecciones municipales portuguesas y los candidatos ya empiezan a buscar votos, sin importar de dónde y cómo sean; sin distinción de modales ni principios. Es lo que piensa André Ventura, el candidato de la coalición de centroderecha PSD-CDS a la alcaldía de Loures, localidad de 26.000 habitantes próxima a Lisboa.

“Existe una excesiva tolerancia con algunos grupos y minorías étnicas”, ha declarado al semanario I, pero para que no paguen justos por pecadores, Ventura, concreta. “Los gitanos viven casi exclusivamente de los subsidios del Estado”. Y a partir de ahí, pista libre: “La etnia gitana tiene que interiorizar el Estado de derecho, porque para ellos las reglas no son para que les sean aplicadas. Hay un enorme sentimiento de impunidad, sienten que nada les va a pasar”. Y más: “En los transportes públicos, varios municipios se quejan de personas de etnia gitana que entran en los transportes, usan los transportes y nunca pagan, y aún generan incidentes”. ¿Qué no ha quedado claro?, pues más: “No entiendo que haya personas esperando el arreglo de sus casas cuando algunas familias, por ser de etnia gitana, tienen siempre la casa arreglada; por no hablar de que ocupan espacios públicos ilegalmente y nadie hace nada”.

Como se aprecia por la expresión “etnia gitana”, Ventura es, además de lenguaraz, hombre letrado. Menos romaní, habla casi todo: español, árabe, inglés, hebreo y francés. Es licenciado en Derecho e incluso da clases de él en universidades lisboetas.

Ventura no ha rectificado nada de lo dicho, sino que se vanagloria de las felicitaciones que dice que le llegan de todo el país. “Solo faltaba que cediese a las presiones de la izquierda o de la extrema izquierda”, justifica para no retirarse de la carrera electoral. Pero de ahí no llegan los mayores daños. El CDS, la parte más de derechas de su coalición, ha roto con esa candidatura unitaria con el PSD. El presidente de Partido Social Demócrata, el ex primer ministro Pedro Passos Coelho, ha respaldado a Ventura, pero la vicepresidenta y candidata a la alcaldía de Lisboa, Teresa Leal Coelho, le ha repudiado.

El presidente de la Unión Romaní, José Maria Fernandes, ha despreciado al personaje —”Parece que tengo que responder a Hitler”— y pone el acento en la situación del primer partido de la oposición: “El candidato está enterrando vivo al PSD”. El PSD, que aún no ha digerido su victoria en las urnas y su derrota en el Parlamento en 2015, no para de caer en las encuestas desde que ejerce su errática oposición, donde no saca partido ni de los errores del Gobierno.

Envalentonado por el respaldo de su jefe Passos Coelho, Ventura anuncia que las urnas del 1 de octubre le darán o quitarán la palabra. “El juicio será hecho por los electores”. Quizás, sí, pero quizás el juicio también sea hecho por los jueces, ya que el Bloco de Esquerda ha denunciado a Ventura ante la Fiscalía y el Colegio de Abogados por incitación al odio racial.

Enlaces internacionales