Un asaltante de Blanquerna, condenado a un año por animar a pegar a fotógrafo

| 5 mayo, 2018

04/05/2018 La Vanguardia.- La Audiencia de Barcelona ha ratificado la condena a un año de cárcel para el ultra Pedro Chaparro, uno de los asaltantes del centro cultural “Blanquerna” en 2013, en este caso por llamar a pegar a un foto-periodista en una marcha en Barcelona con motivo del Día de la Hispanidad de 2015.

En la sentencia, la sección quinta de la Audiencia de Barcelona ha ratificado la condena que impuso en octubre pasado el juzgado de lo penal número 26 de Barcelona a Chaparro, vicepresidente de Democracia Nacional, por un delito cometido en ocasión del ejercicio de derechos fundamentales y libertades públicas reconocidos en la Constitución.

Chaparro fue condenado en enero del pasado año a cuatro años de cárcel por el Tribunal Supremo por el asalto ultra al centro cultural “Blanquerna”, en Madrid, durante un acto para celebrar la Diada del 2013 organizado por el gobierno catalán.

La sentencia por los hechos del Día de la Hispanidad de 2015, ahora ratificada por la Audiencia de Barcelona, también condenó a Chaparro a una multa de 1.800 euros, además de prohibirle asistir a concentraciones convocadas por formaciones ultras.

La Audiencia de Barcelona ha avalado así la condena a Pedro Chaparro por el discurso que pronunció en Barcelona en la manifestación que el 12 de octubre de 2015, Día de la Hispanidad, convocaron Democracia Nacional y los grupos de ultraderecha FE Falange y Movimiento Católico Español-Acción Juvenil.

A dicha manifestación acudió a trabajar un foto-periodista especializado en los movimientos ultras, que trabaja para varios medios.

Una vez finalizada la manifestación, los asistentes se congregaron en la plaza Sant Jordi de Montjuïc, donde Pedro Chaparro tomó la palabra y advirtió de que en la concentración se encontraba “la rata Jordi B.” (en referencia al foto-periodista), por lo que les pidió que si lo veían le dieran “un capón, no muy violento”, para no exponerse a ser detenidos.

Posteriormente, según la sentencia ahora ratificada, el foto-periodista fue “objeto de una campaña contra él” en diferentes perfiles de Twitter y mediante pintadas amenazadoras en los lugares que frecuentaba, bajo las siglas de Democracia Nacional y Democracia Nacional Joven.

Se da el caso de que esta misma semana un juez de Barcelona ha condenado a 240 euros de multa a otro ultra por un delito leve de amenazas a un periodista (hermano de Jordi B.) que cubría una concentración del 12-O de 2016, aunque le ha absuelto de los delitos de amenazas y coacciones al creer que no hablaba en “serio” cuando le dijo que le iba a “arrancar la cabeza”.

En la sentencia, el juzgado de lo penal número 27 de Barcelona condenó al ultra José Miguel Patón a una multa por un delito leve (las antiguas faltas) de amenazas, aunque le absolvió de los delitos más graves que le atribuía la Fiscalía, que pedía cuatro años de cárcel por amenazas y coacciones, al considerar que el “contexto y contenido” de sus comentarios intimidatorios no constituyeron un “anuncio serio” sino la “exteriorización” de su rechazo por la presencia de periodistas.

En esa concentración ultra del 12-O, Patón se dirigió al hermano del foto-periodista Jordi B. y le dijo: “hazme una foto y mándasela a tu hermano, que te voy a arrancar la cabeza”. EFE

Enlaces internacionales