Ultras búlgaros causan polémica con plan para controlar la natalidad gitana

| 7 febrero, 2019

EFE. LA VANGUARDIA.- Los ultranacionalistas de la cogobernante alianza VMRO han causado polémica en Bulgaria al presentar un plan para controlar la natalidad de la población gitana del país mediante un programa estatal de abortos, informan hoy los medios de comunicación locales.

El plan presentado por el viceprimer ministro y titular de Defensa, Krasimir Karakachanov, prevé además la creación de unidades voluntarias de seguridad ciudadana, trabajo social forzado, la destrucción de viviendas ilegales y recortes de ayudas sociales para familias que no envían a sus hijos a la escuela.

“Con motivo de la creciente tensión en torno a los gitanos en Bulgaria y del estatuto privilegiado creado para la comunidad gitana frente a los demás ciudadanos, ha llegado el momento de que el Estado abandone los estándares dobles”, señala Karakachanov en su plan, hecho público en su cuenta de Facebook.

Los partidos de la oposición criticaron hoy con vehemencia el plan presentado por VMRO, mientras que la gobernante formación GERB (populista conservadora) declaró que es necesario “crear reglas” para mejorar la convivencia entre todos los grupos sociales del país.

“Estas ideas contradicen la Constitución y son inhumanas”, dijo a la prensa Jeihan Ibryaimov, diputado del Movimiento de Derechos y Libertades, el partido de la etnia turca en el país balcánico.

“Este plan es una copia de la filosofía nazi de los años treinta y aleja a Bulgaria de su camino europeo y de la OTAN”, agregó.

Los también opositores socialistas del partido BSP atribuyeron el polémico plan de Karakachanov a la precampaña electoral para las europeas de mayo próximo.

“Me parece que algunos tratan de sacar ventaja de un problema existente y con motivo de las próximas elecciones europeas para atraer apoyo electoral”, señaló el diputado socialista Tasko Ermenkov.

“Sí, en Bulgaria existe el fenómeno: el abuso de las ayudas sociales. Pero creo que si las leyes se respetan, entonces no hacen falta estos fuegos artificiales (de VMRO)”, aseveró el diputado opositor.

Karakachanov había causado un escándalo a comienzos de enero al referirse a los gitanos de la forma peyorativa como “tsigani”, después de que dos hombres de etnia gitana le pegaran una paliza a un soldado en la ciudad de Voivodinovo, a unos 150 kilómetros al sureste de Sofía.

Prometió entonces a sus seguidores que iba a formular una estrategia de integración para los gitanos.

Los gitanos constituyen entre un estimado 5 % y un 10 % del total de la población de Bulgaria, de 7,1 millones de habitantes, aunque hay cierta confusión sobre las cifras debido a que muchos de ellos no se declaran o no son registrados como tales.

Muchos gitanos viven marginados en Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea, que en los últimos 25 años ha perdido una quinta parte de su población por la emigración y la baja natalidad.


HISTÓRICO

Enlaces internacionales