Salvini y Le Pen se erigen como “salvadores” de su Europa ultraderechista

| 8 octubre, 2018

El italiano y la francesa se conjuran para imponer sus tesis contra la globalización y la inmigración en las elecciones europeas de mayo

ANNA BUJ. LA VANGUARDIA.- La ultraderecha avanza en Europa. El ministro del Interior italiano,Matteo Salvini, y la presidenta del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, han unido fuerzas la mañana de este lunes en Roma de cara a la importante cita electoral europea del próximo mayo, donde prometen erigirse como “salvadores” de su Europa: un continente contra la globalización, contra la inmigración, a favor del trabajo y del “derecho a la familia y a la vida”.

Lo harán mediante un movimiento llamado “el Frente de la Libertad”, que busca proponer candidatos comunes para las posiciones importantes, ha explicado Salvini. El italiano y la francesa ya han identificado sus “enemigos” a batir: el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. “Yo veo una comunidad que hace pocas cosas y las hace bien, como proteger las fronteras externas. Sobre el resto, que sean los propios países en base a su cultura en tomar las decisiones”, ha continuado el ministro ultraderechista.

“Creo que este ‘Frente de la Libertad’ trabajará para tener un proyecto común, una idea de futuro común y, si es posible, también candidatos comunes pero dejando libertad a los países, pueblos y gobiernos”, aclara Le Pen.

Su otro contrincante, además de la Comisión, serán los socialdemócratas europeos, que aborrecen por sus tesis favorables a la inmigración. “La izquierda tiene un gran interés en una inmigración ilimitada porque necesitan nuevos esclavos para las industrias europeas”, ha asegurado Salvini. “Piensan sólo que un hombre es un útil, llega y como una máquina, lo ponemos a trabajar. Pero también llega con su cultura, con su religión, que a veces están muy alejados de nuestra sociedad”, ha coincidido la presidenta del Frente Nacional. En ningún caso trabajarán con los socialistas, pero abren la puerta al Partido Popular Europeo (PPE) para que apoyen sus reivindicaciones.

Le Pen ha querido también distanciarse del supremacista Steve Bannon, exconsejero de Donald Trump en la Casa Blanca, que busca la conquista populista en Bruselas con un nuevo movimiento paneuropeo. Ha subrayando que es un ciudadano estadounidense, no europeo, y que The Movement es una “fundación que quiere ofrecer estudios, sondeos y análisis a partidos soberanistas”. “Todo esto está muy bien”, dice Le Pen. “Pero las fuerzas políticas en las europeas somos nosotros y somos nosotros quienes las estructuraremos para salvar a Europa”.

Salvini y Le Pen creen que la receta contra la pobreza que a su juicio han instalado las políticas izquierdistas en Europa es el cierre de las naciones ante la globalización. Y no les preocupa nada la prima de riesgo, que hoy ha escalado por encima de los 300 puntos en Italia. “Si tienes gripe y el médico te da la misma medicina y cinco años después la gripe es más fuerte, debes cambiar de médico o de medicina”, ha dicho Salvini. Él cree que detrás de la prima de riesgo se encuentran “especuladores” que buscan empobrecer a las empresas italianas para comprarlas “a coste de saldo”. “Quiero decir a quien piensa especular sobre la economía italiana, que pierde el tiempo y pierde dinero”.

La izquierda tiene un gran interés en una inmigración ilimitada porque necesitan nuevos esclavos para las industrias europeas”

“La mundialización salvaje de la UE está totalmente pervertida. Todo el mundo se echa atrás, EE.UU., China, India… mientras en Europa Juncker y Moscovici proponen acelerar este modelo. Es como en un restaurante, será el último en salir quien pague la cuenta. Yo no quiero que Europa sea quien pague la cuenta”, ha insistido Le Pen.

Ambos representantes han participado esta mañana en un debate titulado “Crecimiento económico y perspectivas sociales en una Europa de naciones” celebrado en la sede del sindicato UGL, toda una declaración de intenciones. No es la primera vez que Salvini mantiene contactos con otros dirigentes de la ultraderecha europea para conjurarse para crear un frente unido que de la vuelta al Parlamento Europeo. Ya se encontró con el primer ministro húngaro, el halcón euroescéptico Viktor Orbán, y con el viceprimer ministro austríaco, Heinz-Christian Strache, presidente del ultraderechista FPÖ.

Enlaces internacionales