Ruanda rechaza la intención judicial de liberar a un autor del genocidio de 1994

| 22 diciembre, 2018

EFE. ELDIARIO.ES.- Ruanda transmitió su oposición a los planes de una corte residual surgida del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) de liberar anticipadamente al excoronel Aloys Simba, condenado como uno de los principales autores del genocidio tutsi de 1994, informaron hoy fuentes oficiales.

El Gobierno ruandés acusa al juez Theodor Meron (presidente de la Cámara de Apelaciones del Tribunal) de actuar arbitrariamente para impulsar la salida temprana de figuras acusadas por genocidio y crímenes contra la humanidad.

“Aloys Simba es solo uno en la lista de genocidas convictos por los que el juez Theodore Meron está presionando duro para que sean liberados de prisión antes de que cumplan su tiempo”, lamentó hoy en su cuenta de Twitter Yolande Makolo, asesora del equipo del presidente Paul Kagame.

A través de un comunicado del Ministerio de Justicia, el Gobierno ya había manifestado su oposición “en los términos más enérgicos”, a última hora del viernes.

“El Tribunal Penal Internacional para Ruanda condenó a Simba por genocidio y crímenes contra la humanidad por exterminio y está sentenciado a 25 años de cárcel. Debe cumplir al completo su tiempo en prisión”, señalaba el texto.

En él se especificaba que el Gobierno supo el pasado 14 de diciembre, en una reunión entre el embajador ruandés para la ONU y el juez Meron, que el magistrado “planea liberar a Aloys Simba” pese a que solo lleva 8 años en prisión, sin especificar más detalles de la posible decisión.

“Esta acción unilateral pasa por encima de las objeciones del Gobierno de Ruanda y es a pesar de las funestas consecuencias de la liberación de Simba para los supervivientes de sus crímenes, de su ausencia de remordimientos y su falta de cooperación con las autoridades”, agregó el Ministerio.

El Ejecutivo ruandés critica duramente la “indulgencia” del magistrado (de origen polaco con base en Estados Unidos) y señala que bajo su mandato en el tribunal Ruanda ha visto reducidas las sentencias de numerosos “criminales” condenados justamente.

A Simba se le condenó por la muerte de un millar de tutsis durante el genocidio desatado en Ruanda en abril de 1994 tras la muerte, en extrañas circunstancias, del presidente Juvénal Habyarimana, cuyo avión fue derribado cuando se aproximaba a aterrizar en la capital, Kigali, donde se había instalado un batallón tutsi.

Desde entonces y hasta que los rebeldes del Frente Patriótico Ruandés tomaron el control de casi todo el país en julio de 1994, entre 500.000 y un millón de tutsis y hutus moderados, según distintas fuentes, fueron masacrados, con machetes y armas de fuego, por milicias, soldados del ejército y la población civil.

Simba, en concreto, es culpable de cruentas matanzas en refugios y de armar a milicianos con la orden de eliminar a los tutsis.


HISTÓRICO

Enlaces internacionales