“Quieren eliminarnos del Mediterráneo porque somos los únicos testigos de lo que ocurre”

| 22 julio, 2018

22/07/2018 El Mundo.- “Divisamos la balsa ya semi sumergida y dos cuerpos aparentemente sin vida. Al acercarnos vimos que eran tres y uno de ellos, Josefa, estaba viva, sujetándose con el codo, luchando por su vida. Los socorristas se tiraron al agua, llena de gasolina y personas fallecidas, para asegurar su rescate. Pero había dos cuerpos más. El de un niño pequeño que parecía dormido con medio cuerpo flotando en el agua y el de una mujer, corroído por la gasolina y la sal del mar”.

Con estas palabras y la voz entrecortada, el jugador de baloncesto Marc Gasol dibuja la cruel imagen con la que toparon sus ojos el pasado 17 de julio. Sus ojos y los de toda la tripulación del barco de rescate de Activa Open Arms.

Apenas hacía tres días que la nave había zarpado de Barcelona cuando llegaron al Mediterráneo central e interceptaron vía radio una conversación entre el buque mercante Triades y los guardacostas libios. Al parecer, había una patera en situación de emergencia. También a través de la radio, pudieron escuchar cómo el buque se marchó y dejó abandonadas a su suerte a las personas que viajaban en la patera. Tras seis horas de búsqueda, a las 7,30 de la mañana dieron con la embarcación y fueron testigos de la dramática situación descrita por Gasol.

“Estamos muy indignados y de nuevo denunciamos lo que ocurre en el Mediterráneo central. Lo que hemos tenido que hacer para salvar una sola vida ha sido increíble. Hemos tenido que salir escondidos porque no se nos permite la entrada ni salida en puertos de Malta e Italia. Se nos trata como a un grupo criminal, como a traficantes. Y todo ello con un objetivo: eliminarnos del Mediterráneo, porque somos actualmente los últimos testigos de lo que está pasando”, argumentó Óscar Camps, director y fundador de Activa Open Arms.

Tanto él como todos los integrantes de la misión 47 del Open Arms, llegaron ayer al puerto de Palma para que pudiera desembarcar Josefa, la superviviente rescatada entre los restos de la embarcación abandonada y destruida, después de haber pasado más de un día aferrada a un trozo de madera. También los cadáveres de una mujer de entre 20 y 30 años y de un niño de entre tres y seis, que no corrieron la misma suerte que la camerunesa y perecieron en el mar.

Nada más atracar en la capital balear y mientras se llevaba a cabo todo el operativo necesario para que la mujer recibiera atención médica y una comitiva judicial procediera al levantamiento de los dos cadáveres, los miembros de Activa Open Arms se dirigieron a los Juzgados de Palma para denunciar el último episodio acontecido en aguas mediterráneas.

“Esta mañana (por ayer) hemos denunciado ante la Justicia Española por omisión del deber de socorro y homicidio imprudente al capitán de barco mercante Triades, al capitán de la guardia costera libia y a todo aquel que haya participado en los hechos, ya sea por acción u omisión”, explicó Óscar Camps, quien manifestó su deseo de que la Audiencia Nacional se haga cargo de este caso e investigue lo ocurrido.

El fundador de la ONG detalló que Josefa, la camerunesa de 40 años a la que consiguieron rescatar con vida, se encuentra en un centro hospitalario, recuperándose del fuerte estado de shock en el que la encontraron. Una vez reestablecida, será tratada como refugiada y se le concederá un visado de 45 días. Su intención, apuntó Camps, es explicar y denunciar los hechos acontecidos.

Unos hechos, en los que también se pone en entredicho el papel que ha jugado Italia, cuya política migratoria fue cuestionada por Erasmo Palazzotto, diputado italiano por el partido Liberi e Uguali, también presente en la rueda de prensa ofrecida ayer por Open Arms en Palma.

“Mi gobierno, con el silencio cómplice de Europa, financia a milicias, traficantes y bandas de criminales que se hacen llamar guardia costera de Libia. Pero en Libia no hay Estado soberano ni autoridades que controlen nada. Algunos de los jefes de la guardia costera son los mismos que organizan el tráfico de seres humanos”, aseguró, al tiempo que daba las gracias a la ONG por haberle dado la oportunidad de ver con sus propios ojos lo que está pasando.

Un agradecimiento al que también quiso sumarse Marc Gasol. El jugador de la NBA, todavía impactado por lo vivido hace apenas unos días, apeló a la conciencia de la gente para sumar esfuerzos e intentar evitar lo que día tras día está sucediendo en el Mediterráneo.

“Parece difícil que alguien tengan poca humanidad como para dejar no sólo a cuerpos, sino también a gente con vida en medio del mar. Quiero pensar que hay más personas buenas en el mundo, incapaces de hacer algo así. Pero también siento la responsabilidad de hacerme eco de lo que he visto, de lo que he vivido y del gran trabajo del equipo humano de Open Arms”, insistió Gasol, además de recordar que la ONG lleva ya 47 misiones en el Mediterráneo que, sumadas a todas las realizadas en la isla griega de Lesbos, han permitido el rescate de cerca de 60.000 personas.

Con el de ayer, ya son dos los desembarcos de personas migrantes autorizados por el actual Gobierno en territorio español. El primero fue el del buque Aquarius en el puerto de Valencia. En él viajaban 630 personas de 26 nacionalidades, mayoritariamente de Sudán, Eritrea, Sudán del Sur y Nigeria.

Tras la petición oficial de colaboración por parte del Gobierno central, la Conselleria de Serveis Socials i Cooperació del Govern Balear formalizó un acuerdo de alquiler para poder disponer del convento de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Son Rapinya, con capacidad para albergar hasta 25 personas.

Aunque todavía no se ha confirmado el número de pasajeros del Aquarius que acogerá Mallorca -las últimas informaciones apuntan a que oscilan entre 17 y 19-, la Conselleria ya tiene todo el dispositivo necesario para su llegada, que se espera de manera inminente.

El Fons Mallorquí dará 55.000 euros a Open Arms

Ayuda de urgencia. Esta semana, el Fons Mallorquí de Solidaritat i Cooperació ha anunciado su decisión de dar apoyo a la labor de la Fundación Proactiva Open Arms, a la que destinará 55.000 euros para que pueda seguir desarrollando su actividad de rescate de personas en aguas internacionales del sur del Mediterráneo central. «De este modo, Mallorca da apoyo a un proyecto tan vital, que tiene como objetivo prioritario evitar la muerte de personas que intentan llegar a las costas europeas en embarcaciones muy precarias, mediante mafias que les extorsionan», informó el Consell de Mallorca en un comunicado, en el que se detallaba que el Fons también colaborará con alimentos, ropa y mantas.

Enlaces internacionales