Presuntos nacionalistas blancos enfrentan cargos por la salvaje pelea en el Capitolio estatal del año pasado

, | 21 julio, 2017

JAMES QUEALLY. HOY.- Un hombre descrito como un nacionalista blanco lucha contra su extradición a California por cargos de ataque vinculados con una pelea entre grupos de extrema derecha y manifestantes opuestos, que terminó con siete personas apuñaladas cerca del Capitolio del estado el año pasado, informaron las autoridades.

La Patrulla de Carreteras de California (CHP) solicitó inicialmente a los fiscales que acusen a más de 100 personas en conexión con la salvaje revuelta. Pero la oficina del fiscal de distrito del condado de Sacramento emitió sólo cuatro órdenes de arresto en el caso. Este miércoles por la tarde, los cuatro sospechosos habían sido arrestados, señalaron los procuradores.

William Scott Planer, residente de Denver de 34 años de edad, fue acusado recientemente de agresión con arma mortal y participación en un disturbio por su papel en el violento choque, que tuvo lugar en el Capitolio estatal el 26 de junio de 2016, señaló en un comunicado Steve Grippi, fiscal jefe de distrito del condado de Sacramento. El hombre fue descrito por expertos en grupos de odio como miembro de un grupo nacionalista blanco llamado Partido Tradicionalista Trabajador.

Porfirio Paz, partidario de un grupo antifascista a quien la policía culpó por incitación a la violencia, también fue detenido recientemente en el sur de California por los mismos cargos, informaron los procuradores. Paz deberá presentarse en la corte la semana próxima.

El miércoles, los fiscales de Sacramento anunciaron el arresto de dos sospechosos. Yvonne Felarca fue detenida el martes por la noche, en el sur de California, por cargos de ataque con un arma mortal, participación en disturbios e incitación a la violencia. Michael Williams fue capturado este miércoles en el condado de Yolo, y acusado por ataque con arma mortal y participación en una revuelta.

Tanto Felarca como Williams apoyaban al grupo antifascista, precisó Shelly Orio, vocera de la oficina del fiscal de distrito.

Planer se encuentra actualmente detenido en Colorado Springs, donde fue arrestado el 12 de julio pasado, luego de que supuestamente colocara una calcomanía con la leyenda “Luchemos contra el terror, destruyamos Israel” en el exterior de un centro judío, detalló el teniente Howard Black, oficial de información pública del Departamento de Policía de Colorado Springs. El hombre fue acusado de un delito motivado por prejuicios, informó Black, quien agregó además que Planer fue capturado en video mientras aplicaba el adhesivo.

Planer permanecerá detenido allí; su fianza se estableció en $500,000 dólares y planea pelear la extradición a California, afirmó Jacqueline Kirby, vocera de la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso, en Colorado.

A principios de este año, la CHP presentó un reporte de 2,000 páginas de extensión donde solicitó a los fiscales de Sacramento que acusen a más de 100 personas involucradas con la pelea por una amplia gama de crímenes, incluyendo 514 delitos menores y 68 graves. Este martes, Grippi remarcó que los procuradores se negaron a presentar cargos en muchos de esos casos debido a la falta de evidencias.

El hecho de que muchos de los sospechosos ocultaran su rostro el día de los incidentes con pasamontañas o máscaras dificultó su procesamiento, indicó Grippi. Esta vestimenta es común entre los miembros de Antifa, abreviatura de ‘antifascistas’.

“En total, las órdenes de arresto de 101 personas fueron sometidas a consideración. Muchos de los cargos presentados no cumplieron con las pautas de presentación de la oficina del fiscal de distrito, incluyendo: 85 cargos por reunión ilegal, 55 de conspiración para una reunión ilegal y 32 vinculados con posesión de letreros y pancartas ilegales”, afirmó en el comunicado. “En varios otros casos, hubo evidencia clara de la conducta delictiva, pero no pudo establecerse la identidad de los perpetradores. Desafortunadamente, en esta categoría se incluyeron todas las puñaladas y el ataque a un reportero de la televisión local”.

Cuando se le preguntó sobre la decisión de no presentar cargos contra la mayoría de los sospechosos, la vocera de la CHP, Fran Clader, señaló: “En última instancia, es el rol de la oficina del fiscal de distrito determinar quién debe ser arrestado y enfrentar cargos”.

La pelea en el Capitolio surgió a partir de un mitin organizado por el Partido Tradicionalista Trabajador y los Golden State Skinheads, considerado como uno de los mayores grupos de odio en California.

Las agrupaciones afirmaron previamente que se habían manifestado para condenar los ataques a los defensores del presidente Trump en California. Si bien contaban con permiso legar para realizar la marcha, fueron atacados por una gran cantidad de miembros de Antifa y otros manifestantes contrarios, según CHP. Miembros de Antifa Sacramento negaron anteriormente esos alegatos.

Siete personas resultaron apuñaladas y un total de 10 fueron hospitalizadas luego de que las facciones en conflicto desataran los incidentes, precisó la oficial Deby Sherry-López, oficial de información pública para la Sección de Protección del Capitolio de la CHP, que investigó el enfrentamiento. Un arma cargada fue recuperada en la escena, pero las autoridades no hallaron ninguna de las armas blancas.

Orio señaló que las órdenes de arresto se emitieron a fines del mes pasado.

Se cree que Planer asistió el último año a eventos y manifestaciones antimusulmanas organizadas por el Movimiento Nacional Socialista, uno de los grupos neonazis más grandes del país, según la Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés), que se centra en la lucha contra el antisemitismo pero también rastrea actividades de odio en general en los Estados Unidos. En la tarde del lunes, ADL publicó en un blog pruebas de dichas afirmaciones, tomadas de las cuentas en redes sociales de Planer.

Oren Segal, quien lidera el Centro sobre el Extremismo de la ADL, expresó que muchos miembros de los grupos nacionalistas blancos son un símbolo de la joven ola de confrontación de extrema derecha, que considera a manifestantes contrarios, tales como los adherentes a Antifa, como enemigos declarados y están dispuestos a viajar a las marchas para darles pelea. Planer reside en Denver pero fue visto en manifestaciones realizadas en otras varias ciudades y estados, detalló Segal. “Parte de lo que hacen, más allá de confrontarlos físicamente, es asumir su personaje. Ellos se consideran los superhéroes de la extrema derecha”, remarcó. “Son supremacistas nuevos, jóvenes, con mayor inclinación a la violencia y dispuestos a viajar y asumir riesgos de confrontación física”.

Enlaces internacionales