Piden la destitución del líder ultra que negó la existencia de un campo de concentración

, | 6 febrero, 2018

EFE. ELDIARIO.ES.- La oposición checa pidió hoy la destitución del vicepresidente de la Cámara baja, Tomio Okamura, líder del euroescéptico y xenófobo SDP, por sostener que no existió un conocido campo de concentración para población gitana en este país durante la II Guerra Mundial.

“El Campo de Lety no estaba rodeado con un muro y en él las personas podían moverse libremente”, aseguró recientemente Okamura en un programa de televisión en referencia a ese campo de concentración.

Okamura negó al principio que en Lety hubiera realmente un campo de concentración durante el protectorado nazi, argumentando que los internos podían moverse libremente, para luego retractarse y decir que el lugar no estaba vigilado.

“Me disculpo por mis declaraciones imprecisas acerca del muro del campo de Lety. Según los historiadores era de madera y tenía agujeros, pero es verdad que había un muro, aunque la mayor parte del tiempo no estaba vigilado”, sostuvo después Okamura en su perfil de Facebook.

En vista de la ola de críticas, Oklamura reconoció en declaraciones recogidas por la agencia CTK que “los vigilantes obtuvieron armas y empezaron realmente a vigilar sólo después de febrero de 1943, cuando la gente empezó a huir por una epidemia de tifus”.

Su colega de partido Miloslav Rozner ironizó aún más al señalar que en Lety hubo un “pseudocampo de concentración inexistente”.

Demoscristianos (KDU) y conservadores (TOP09) han iniciado la recogida de firmas entre legisladores para avalar la convocatoria de una moción de censura contra el político checo de origen japonés.

El SDP de Okamura es la cuarta fuerza del Parlamento con 10,64% del voto y 22 diputados, de un total de 200.

En Lety, al sur de Bohemia, fueron internados 1.308 gitanos, entre hombres, mujeres y niños, de los cuales 327 fueron asesinados y otros 500 fueron enviados al campo de exterminio nazi de Auschwitz, en territorio de Polonia.

Durante la etapa comunista (1948-1989) el Gobierno checoslovaco construyó allí una granja porcina para 20.000 cerdos, y al llegar la democracia, en 1989, se privatizó dicha empresa pública.

Miembros de la comunidad romaní han reivindicado más de dos décadas la construcción de un memorial digno en ese lugar y exigiendo que se desmantelara la pocilga.

Enlaces internacionales