Nueva marcha racista en Sajonia tras la muerte de otro joven alemán

| 9 septiembre, 2018

Dirigentes políticos llaman a la calma en Köthen, donde han sido detenidos dos afganos acusados de homicidio

09/09/2018 El Periódico.- Unas 2.500 personas se manifestaron este domingo por la noche en la ciudad de Kothen, en el este de Alemania, convocados por la extrema derecha tras la muerte de un joven en una pelea con dos afganos, una movilización que hizo que las autoridades temieran una repetición de los disturbios xenófobos ocurridos hace unos días en Chemnitz, otra localidad de Sajonia, también en Alemania oriental.

La manifestación en memoria de la víctima, de 22 años, se llevó a cabo en una atmósfera muy tensa. Los participantes gritaron “¡Resistencia! ¡Resistencia!”, para repudiar a los solicitantes de asilo y condenar la política migratoria del Gobierno de Angela Merkel. Varios manifestantes agitaron banderas alemanas y otros vestían camisetas con el lema racista ‘Resistencia blanca’.

En esta misma localidad de 26.000 habitantes, situada a unos 150 kilómetros de Berlín tuvo lugar también una contramanifestación de 200 personas de la izquierda radical. “Más allá de la emoción legítima, es necesario rechazar cualquier intento de hacer de Köthen un segundo Chemnitz”, advirtió el jefe del Gobierno regional, Reiner Haseloff.

La víctima, un alemán de 22 años, murió de un ataque al corazón, según dijeron el fiscal y la policía por la noche. Los dos afganos detenidos, de18 y 20 años, son sospechosos de “agresión intencional grave” y “lesión intencional grave con resultado de muerte”, respectivamente. No obstante, la fiscalía especificó, después de la autopsia, que el paro cardíaco de la víctima no fue causado directamente por los golpes que sufrió en la pelea.

Problemas cardiacos

Según el diario local ‘Mitteldeutsche Zeitung’, la víctima había sufrido con anterioridad problemas cardiacos. Las autoridades no dieron detalles de los motivos del altercado entre los dos afganos y la víctima.

Muchas personas vinieron a poner coronas de flores y encender velas en el lugar de la tragedia. El temor de las autoridades y la Iglesia local a una reacción violenta de los radicales de extrema derecha fue particularmente elevado porque el hermano de la víctima es un simpatizante neonazi conocido por la policía.

“Una vez más un joven alemán ha sido asesinado por los solicitantes de asilo. De nuevo, un compatriota ha sido víctima de la política de inmigración irresponsable de los que nos gobiernan”, acusó un grupúsculo de extrema derecha que convocó la manifestación de este domingo.

Llamamiento a la calma

Dado el precedente de Chemnitz, el Ministro del Interior de Sajonia-Anhalt, Holger Stahlknecht, invitó a la población local a mantener la calma.

Hace solo dos semanas, un alemán de 35 años fue asesinado de varias puñaladas en Chemnitz, también en la antigua RDA, un asesinato que la policía atribuyó a dos solicitantes de asilo, uno iraquí y otro sirio. 

La extrema derecha alemana, en pleno apogeo en las urnas, aprovechó este crimen homicidio para organizar varias manifestaciones en la ciudad. Su objetivo era denunciar el aumento de la inseguridad de la que serían responsables los inmigrantes y, más allá, la política migratoria de la cancillera Angela Merkel, que considera poco firme.

Enlaces internacionales