No, a los policías nazis de Madrid no los ampara la libertad de expresión

| 24 noviembre, 2017

JUAN SOTO IVARS. EL CONFIDENCIAL.- Los pocos que me lean con frecuencia sabrán que soy un defensor radical de la libertad de expresión. Creo que la gente adulta es libre de pensar como quiera y de expresarlo públicamente. El filtro está en cada uno de nosotros, que somos libres de no escuchar o de tachar como delirio lo que estamos oyendo. Desconfío de quienes tratan de imponer límites según su ideología, especialmente en un momento como este, cuando tantas ideologías distintas están intentando imponer sus propios límites. Dicho esto, el escándalo de los policías municipales de Madrid no debe valorarse en estos términos. No, no es un debate sobre libertad de expresión.

Por si alguien se lo ha perdido, ‘eldiario.es‘ destapó esta semana el caso de un chat de WhatsApp de la Policía Municipal de Madrid creado para canalizar las reivindicaciones de agentes del turno de noche, que había degenerado en una cloaca por los exabruptos de seis de ellos. La brutalidad y la xenofobia se delatan en mensajes con deseos de muerte para Manuela Carmena (lamentan que la “hija de la grandísima puta roja de mierda mal parida” (sic) no hubiera estado en el despacho de los abogados de Atocha el día del atentado fascista) y loas a Adolf Hitler y el ritmo de las chimeneas de sus crematorios.

De los 110 agentes del chat, solo dos manifestaron su rechazo a los mensajes, pero fue uno, miembro de Comisiones Obreras, quien envió las barbaridades a Asuntos Internos y a la prensa. Tras los atentados de las Ramblas y Cambrils, los policías empezaron a difundir bulos y fotos de presuntos yihadistas. El denunciante les reprochó su actitud y ahí empezaron los roces. El ambiente del chat se calentó, tanto política como personalmente. “Conozco a gente mala, muy mala, lo de los ‘mossos’ unos aficionados (sic)… cuidadito conmigo que no llegas ni a la jubilación anticipada que tanto añoras”, dijeron, y pidieron una foto de “la rata” para identificarlo.

Más tarde, consiguieron identificar al delator, que ha recibido amenazas gravísimas que incluyen a su familia. Como es habitual, una vez que el caso ha salido a la luz, han empezado los disparates. Varios sindicatos policiales se han manifestado en defensa de estos agentes y han criticado al que los delató. La Unión de Policía Municipal de Madrid ha tachado de “vergüenza” que se filtren “mensajes privados”. El comunicado de este sindicato acusa al agente de intentar destruir la imagen de la Policía Municipal y asegura que los exabruptos están fuera de contexto.

Un grupo para tratar asuntos laborales con 110 agentes no es un canal privado, sino público. La profesionalidad pide que guardes tus pensamientos

Me pregunto qué contexto puede dar sentido a mensajes como estos, dedicados a los inmigrantes: “No tienen para comer y parecen ratas pariendo”. “Que se vayan todos a tomar por culo a sus países con todos los progres de mierda de Podemos y con la escoria de los antisistema”. “Llave de gas para despiojarlos”. Estará muy bien que UPM y CPPM, sindicatos que esgrimen este argumento, nos ilustren.

Pero ha sido un tercer sindicato, la APMU, quien ha derivado el asunto a la libertad de expresión con su comunicado. Según esta organización, los mensajes reflejan el pensamiento de estos agentes en la esfera privada, “dentro de su libertad de expresión, siendo vulnerado su derecho a la intimidad al hacerse públicos, y siendo catalogados como delito de odio sin haber sido juzgados”. Esto es falso, y lo es por una serie de razones:

– Un grupo de WhatsApp para tratar asuntos laborales con 110 agentes no es un canal privado, sino público. La profesionalidad exige que te guardes ciertos pensamientos ante tus compañeros de trabajo. A mí no me importa trabajar con un neonazi, un negacionista o un proetarra, siempre que sea amable, deje sus ideas en casa y no se dedique a soltar arengas a la hora del café.

– La libertad de expresión puede proteger, sí, ideas nauseabundas. Pero no comprende las amenazas de muerte. Ni de coña.

– La intimidad de los agentes se hubiera violado si el grupo de WhatsApp estuviera integrado por esos seis agentes. No es el caso. Los seis agentes difundían sus mensajes ante un público. Se puede reprochar que el delator lleve esto a la prensa, de acuerdo. Pero la intimidad no es un factor cuando sueltas tus diatribas ante 110 compañeros.

– El grupo se creó para tratar asuntos laborales. Solo participan policías. Estas personas están representando a su institución mientras participen en ese grupo. Los sindicatos que los defienden contribuyen a esto cuando los amparan.

– Se acusa al “chivato” de haber “provocado” esos mensajes, lo cual me parece una auténtica chifladura. La responsabilidad por emitir un mensaje es individual. Si te calientan la boca y no te callas, serás el único responsable de lo que has dicho.

– No estoy a favor de condenar los delitos de odio. No me convence la forma en que está escrito el artículo 510 del CP, ni el 578. Me parece que van a llevar con frecuencia a perseguir la frivolidad y el desahogo. Pero, tal como están redactados y después de numerosas condenas, estos agentes sí están cometiendo un delito de odio.

Un último apunte. El silencio cómplice o cobarde es tristemente habitual en situaciones como esta. Los grupos suelen estar dominados por machos alfa, que tienen la fuerza y reciben el beneplácito de los miembros más débiles o pusilánimes. Recordemos el chat de ‘La manada’, donde se difundían vídeos de una presunta violación sin que nadie dijera “os habéis pasado”. Señalar al ‘chivato’ parece una práctica más común de un grupo mafioso que de un cuerpo de policía.

Enlaces internacionales