Los delitos contra las mujeres y de odio, prioridad del nuevo director de la Guardia Civil

| 10 julio, 2018

10/07/2018 Diario.es.- Combatir los delitos de odio y los que se cometen contra mujeres y colectivos vulnerables son los retos del nuevo director general de la Guardia Civil, Félix Azón, quien hoy ha tomado posesión en la sede del cuerpo, donde se ha comprometido a mejorar las condiciones sociolaborales de los agentes.

Y lo ha hecho ante el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella Gómez; la fiscal general del Estado, María José Segarra, y el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, entre otras autoridades.

Juez de profesión, Azón, el 71 director en la historia del instituto armado, se ha quitado las “puñetas” para vestirse “de verde” y afrontar los nuevos retos de su cargo a la cabeza de la institución más valorada por los ciudadanos. “La sociedad no se equivoca cuando deposita su confianza en la Guardia Civil”, ha enfatizado.

Sin querer profundizar en los objetivos de su mandato porque lleva poco tiempo en el cargo, Azón se ha comprometido a proporcionar a los agentes “las máximas garantías y medios” para desempeñar su trabajo y continuar ofreciendo así un servicio de calidad.

La lucha contra el terrorismo y el control de las armas y explosivos es una de sus prioridades, como lo es, según ha resaltado, continuar el trabajo de investigación de los crímenes de ETA aún sin resolver para “resarcir” a las víctimas en la medida de lo posible.

En el listado de sus retos ha incluido el combate de los delitos contra los colectivos más vulnerables, como mujeres y menores; la prevención y lucha contra los delitos de odio, la trata, los flujos migratorios, el crimen organizado, el tráfico de drogas o los delitos contra el medio ambiente, así como la reducción de la seguridad vial.

También se ha comprometido a respetar los acuerdos del anterior equipo de Interior para la equiparación salarial de los policías nacionales y de los guardias civiles.

Mientras, Grande-Marlaska ha aludido al modelo de seguridad que expuso en su comparecencia en el Congreso la pasada semana y se ha mostrado convencido de que la Guardia Civil será una de sus aliadas para ponerlo en práctica.

Cuando se cumplen 30 años de la llegada de la mujer a la Guardia Civil, Marlaska ha lamentado el “exiguo” 7 por ciento que representan las agentes en el cuerpo (son unas 5.300), y ha animado a poner en marcha iniciativas que permitan incentivar el ingreso de mujeres porque “más igualdad significa más seguridad”.

Ha confiado en la colaboración responsable y generosa de las asociaciones y, al igual que Azón, ha trasladado con “rotundidad” su compromiso en la lucha contra la lacra de la violencia machista y ha recordado a todas las víctimas, especialmente a los últimas mujeres asesinadas.

Grande-Marlaska quiere que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional “redoblen sus esfuerzos y capacidades” para aplicar las medidas previstas en el pacto de estado contra ese tipo de violencia.

Enlaces internacionales