Las redes rusas se activaron para impulsar a la ultraderecha en Italia

| 1 marzo, 2018

Un análisis de redes sociales revela cómo medios del Kremlin han fomentado los discursos xenófobos

DAVID ALANDETE. EL PAÍS.- La maquinaria de injerencias rusa ha centrado sus esfuerzos en los pasados meses en una campaña de desinformación sobre la situación migratoria en Italia con el objetivo de impulsar a partidos radicales ante las elecciones generales del domingo. Según un análisis de 1.055.774 mensajes de 98.191 usuarios en redes sociales al que ha tenido acceso EL PAÍS, un entramado de perfiles de activistas contra la inmigración y las ONG emplearon sobre todo enlaces publicados por Sputnik, un medio propiedad del Gobierno ruso que opera entre otros idiomas en italiano, para propagar la falsa imagen de una Italia invadida por unos refugiados responsables del desempleo y de la inflación, en una crisis agravada por la pasividad de los políticos europeístas y en última instancia por la Unión Europea.

Algunos ejemplos de las informaciones publicadas por Sputnik son “En 2065 la cuota de inmigrantes en Italia podría superar el 40% de la población total” o “El caos de los inmigrantes es el inicio de una guerra social”. Alto Data Analytics, una compañía internacional centrada en la aplicación de big data e inteligencia artificial para el análisis de opinión pública en medios y redes sociales, ha facilitado a este diario un estudio de 3.164 fuentes de contenido como noticias, entradas de blogs y vídeos con publicaciones entre el 1 de febrero y el 31 de julio de 2017. La conclusión es que Sputnik ha sido muy influyente a la hora de radicalizar el debate sobre la crisis migratoria. De todos los medios internacionales que operan en Italia, ese medio ruso es el segundo más influyente, tras la versión italiana del Huffington Post, según las mediciones de Alto, cuyos algoritmos consideran el número de usuarios y la intensidad con la que se comparten los enlaces de los distintos medios en redes sociales de forma similar a como lo harían los algoritmos de Google. 

El debate sobre la migración ha impregnado completamente la campaña política italiana dejando apenas espacio para otros temas. Según las encuestas, la formación que no tenga una posición clara al respecto no saldrá en la foto del próximo domingo. Un reflejo evidente de los episodios es la tensión en la calle y en las redes sociales, donde desde hace meses han dejado de existir los matices y triunfan cada vez más las posiciones radicalizadas. El auge de La liga, el partido de tintes xenófobos que preside Matteo Salvini y que forma parte de la potente coalición de centroderecha que lidera Silvio Berlusconi, o Casa Pound, una formación declarada abiertamente fascista que aspira a entrar en el Parlamento, son dos ejemplos.

Sputnik fue una parte central pero no la única en esa estrategia de desestabilización de Italia. A ese medio ruso se le sumó un entramado de pequeños sitios web centrados de forma casi exclusiva en mensajes contra la inmigración como ‘Todos los crímenes de los inmigrantes’, ‘El populista’ o ‘Italia patria mía’. Un indicio de la actividad de cuentas automatizadas o bots, utilizadas para viralizar contenido, es que con el doble de integrantes, la comunidad a favor de la inmigración publicó menos de la mitad del contenido que la que se opone a la entrada de refugiados a Italia. En Twitter, una de las redes sociales analizadas, los mensajes contra la inmigración supusieron un 68% del total.

Enlaces internacionales