Las cuentas de la Fundación Franco: más de dos millones de euros donados por entusiastas del régimen

| 6 enero, 2019

Desde el año 2000, la Fundación Franco ha ingresado 1,6 millones de euros en cuotas de afiliados, 300.000 euros en donaciones directas y 150.000 euros de dinero público con el Gobierno de Aznar. La sociedad fascista pagó casi medio millón en sueldos, 70.000 para crear nuevas sedes y 160.000 para actos del 20N, el 18 de julio y ofrendas florales en honor a Franco. El ente reconoce un archivo con más de 29.000 documentos que fueron entregados a Cultura y otros 3.000 ficheros “sin digitalizar y microfilmar” que custodia el ente privado

JUAN MIGUEL BAQUERO. ELDIARIO.ES.- La Fundación Franco es el paradigma de las sociedades fascistas creadas en España. La que más apoyo tiene. Y la que más dinero maneja: más de dos millones de euros ha sumado desde el año 2000. Una cifra que sirve para poner flores al dictador y organizar homenajes el 20N y el 18 de julio. O para pagar sueldos, crear nuevas sedes y mantener un archivo con miles de documentos de interés público que custodian en su sede privada.

Son las cuentas que publica eldiario.es conseguidas por el senador de Compromís Carles Mulet, que pidió los balances a través de la Cámara Baja, y que se conocen por primera vez al detalle. Los números de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) desde el año 2000 a 2015. Este periódico ha tenido acceso a estos datos, como de las fundaciones Primo de Rivera, Queipo, Blas Piñar o Serrano Suñer, que también serán publicadas. Hasta ahora, el Ministerio de Justicia, del que dependen las fundaciones, había liberado la información de ocho ejercicios de la Fundación Franco.

Desde su creación, dicen sus gestores, no para de crecer en adeptos. Por eso actúa como un  lobby contra la Memoria Histórica y anuncia la creación de más sedes, las franquicias Franco. Los datos reflejan ingresos durante esos 16 años de 1,6 millones de euros en cuotas de afiliados y 300.000 en donaciones de adeptos del militar golpista. A esas cifras hay que sumar los 150.845,77 euros que recibió la Fundación de los gobiernos de Aznar. Las donaciones a partir de 2015 están incentivadas por el Estado, ya que al ser una fundación sus benefactores tienen beneficios fiscales.

Con este dinero, la Fundación Franco sufraga ofrendas florales y actos de exaltación franquista, tertulias en programas de radio, una página web, un boletín informativo… O casi medio millón de euros pagados en sueldos y otros 70.000 para crear nuevas delegaciones de 2000 a 2015.

La entidad franquista vivió un momento de oro con el Gobierno de José María Aznar, que le dio la polémica subvención de 150.000 euros para digitalizar un archivo de más de 29.000 documentos. Pero la FNFF también compró con ese dinero ordenadores, muebles, extintores o una trituradora de papel, como publicó eldiario.es. Sin embargo, mantiene otros 3.000 ficheros “sin digitalizar y microfilmar”, como reconoce en sus memorias económicas. De su contenido no se sabe nada y, aunque supuestamente se deberían poder consultar en la sede, es probable que no se haya entregado copia a la administración porque no son parte de la subvención pública, aunque los documentos hagan referencia al jefe de Estado de la dictadura.

Las donaciones de socios de la Fundación suman unos 100.000 euros anuales de media. En 2012 la fundación dice que tiene 200. El pico más alto de ingreso por esta partida es en 2007 (132.968,14 euros), seguido de 2006 (124.413,82) y 2012 (121.231,17).

Las donaciones particulares a la FNFF acumulan 307.552,35 euros. El legado más alto fue en 2014 con 87.205,19 euros. Un año después sumó otros 75.372,46, una cantidad superada en 2001 con 79.958,38 euros. La cantidad más repetida en las cuentas son 16.609,16 en tres ejercicios consecutivos desde 2004. De 2008 a 2013 no contabiliza ofrendas de este calibre.

En total, entre cuotas y donativos, la Fundación Franco ha ingresado 1.917.534,95 en quince años. Quedan por saber las cifras de 2016 a 2018. Y a estos números hay que añadir la subvención del Gobierno de José María Aznar.

Los recursos del ente de Franco

Con el dinero recaudado la Fundación Franco paga alquileres, gastos corrientes, publicaciones… Y a sus trabajadores: 492.795,42 en total en tres lustros. El último año, 2015, tiene dos asalariados y un voluntario.

Para organizar actos cada  20N ha usado un montante que asciende a 159.088,17 euros. De ese dinero salen otras tareas como publicar un boletín informativo, actos por el 18 de julio, ofrendas florales (la tumba de Franco en el Valle tiene siempre flores frescas)… O publicar ‘fascículos/dvd’ por 26.141,55 euros.

El primer registro sobre la página web aparece en 2005. El coste no está detallado en cada ejercicio contable, pero desde 2012 aparecen 54.600 euros por este concepto.

Y en los últimos años aparece una nueva partida: ‘divulgación medios de comunicación’. La descripción de la actividad dice: “tertulias programas de radio”. La Fundación Franco asegura que en 2014 emplea 19.943,57 euros en esta tarea. Ese mismo año recibe la mayor donación de su historia, casi 90.000 euros, con los que mejora la web, imparte “talleres con voluntarios” y arranca “un proyecto de divulgación mediante la radio”.

La sociedad computa los gastos derivados de la consulta del archivo, abierto a los investigadores. Ingresa por fotocopias a estos ficheros, y por venta de libros y demás actividad mercantil. En las memorias económicas consultadas calcula un valor de 9.000 euros.

En 2006 y 2007 apunta un novedoso consumo: “adquisiciones de medallas y otros productos para su distribución a cambio de donativos”. Una compra “no prevista” de “productos para su distribución entre los benefactores”.

De estas cuentas salen además el pago en colaboraciones, administración y asesoramiento o gastos financieros. Y dispendios diversos reseñados en epígrafes como luz y agua, alquiler, teléfono, material de oficina e impresos o franqueo, locomoción y transporte.

La Fundación Franco dispone además de una biblioteca con 550 libros “sobre temas varios de naturaleza general” y otros 555 “de especialización” en temática franquista. El ente franquista también apunta a su colección 2.240 clichés y fotografías, además de películas y cintas de vídeo.

Letras del Tesoro y acciones en ‘Land Rover’

La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) está constituida como Fundación Cultural Privada el 8 de octubre de 1976. Como dotación fundacional posee 90.000 euros invertidos en Letras del Tesoro, 20 acciones ‘Land Rover Santana S.A.’ y 12 obligaciones en la Junta del Puerto de Valencia donadas por la Fundación Rincón de Arellano. Además de una línea de crédito de 60.101,21 euros (prorrogable cada año) en el antiguo banco BBV que no renueva en 2003.

El Patronato fue presidido hasta su muerte por la hija del dictador, Carmen Franco Polo, y aparecen miembros con nombres como Francisco Franco (dos) y Blas Piñar o apellidos como Martínez-Bordiú y Utrera Molina. El presidente de la FNFF es Juan Chicharro, antiguo ayudante del rey Juan Carlos y general en la reserva.

El Reglamento de fundaciones de competencia estatal establece (artículo 32) que estas entidades deben destinar al menos el 70% del dinero sobrante cada año al cumplimiento de sus fines. La norma deja un margen de cuatro años para invertir la diferencia entre ingresos y gastos. La cantidad pendiente después de aplicar estos mínimos legales engrosará la dotación fundacional o las reservas de la sociedad, según el acuerdo marcado por cada patronato.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales