Las amenazas de un grupo secreto neonazi a judíos, gais e inmigrantes ponen en alerta a Australia

| 9 junio, 2018

Un grupo secreto neonazi ha comenzado a propagar en Australia mensajes de odio contra judíos, homosexuales e inmigrantes de color, lo que ha puesto en alerta a las autoridades del país, que temen una escalada de la violencia.

09/06/2018 20 Minutos.- El grupo Antipodean Resistance (La resistencia de las Antípodas), creado en Melbourne en 2016, se define a sí mismo en su página web como una organización australiana de la juventud nacional socialista que venera a Adolf Hitler y aboga por la supremacía blanca en un país que califica de “enfermo terminal”.

“Somos los Hitler que esperabas”, aseguran en su portal, en el que dicen tener al menos 300 integrantes en toda Australia y a través del que, además de ofrecer su propaganda para reclamar una tierra para “los australianos blancos”, realizan actividades de adoctrinamiento y camaradería en lugares boscosos del país. Sus miembros “rondan los veinte años y la mayoría son varones.

Además, ocultan tanto sus nombres como sus rostros. Muchos de los líderes tienen una educación superior y provienen de familias privilegiadas, más que de las clases trabajadoras”, dice Julie Nathan, investigadora del Consejo Ejecutivo Judío-Australiano. La AR culpa a los judíos de controlar los mecanismos de poder en el mundo y creen que estos que están detrás de la trama de un “genocidio blanco”, a través de la inmigración masiva de personas no blancas a países de mayoría blanca como consideran a Australia.

Además, el grupo tiene nexos con otros grupos neonazis extranjeros como la británica Acción Nacional, considerada como una organización terrorista; el Movimiento de Resistencia Nórdica, que es ilegal en Finlandia; y la estadounidense División AtomWaffen, vinculada a asesinatos y planes de explosión de bombas. Es por ello que las agencias de la inteligencia australiana han comenzado a seguir los pasos a la AR, a pesar de que este grupo asegura no haber cometido ningún acto de violencia ni tener conexiones ni respalda el terrorismo. Un peligro para la sociedad Nathan asegura que la ideología y las actividades de AR, así como sus vínculos con el exterior convierte al grupo y a sus miembros en un peligro para la sociedad australiana en general.

La investigadora sostiene que, si se permite al grupo sus actividades de reclutamiento y de propagación del odio, “las consecuencias serán el derramamiento de sangre inocente en las calles de Australia”. La legisladora laborista Anne Aly, experta en contraterrorismo y radicalización, indica que el surgimiento de grupos supremacistas no debe sorprender y alerta de que organizaciones como AR, que realizan campamentos de radicalización, se están organizando mejor de cara a una guerra racial. “Para que un acto terrorista suceda, solamente se necesita a una persona”, dice Aly al advertir que, incluso las actividades de bajo perfil, suponen un peligro para Australia porque radicalizan a la gente joven.

La AR comenzó a hacerse notoria el año pasado por difundir mensajes en las universidades de Melbourne amenazando con la deportación de los estudiantes chinos además de promover campañas contra la legalización de matrimonios del mismo sexo en Australia. En abril, sus miembros colocaron pegatinas y carteles con mensajes como “Feliz cumpleaños Hitler” en las paredes de sinagogas en la sureña ciudad de Adelaida.

En Sídney pegaron otros con la imagen del dictador alemán haciendo el saludo romano con la esvástica detrás y con una estrella de David en llamas en el pie, y realizaron campamentos de entrenamiento en artes marciales. Actualmente se dedican a colocar carteles pidiendo que “legalicen la ejecución de judíos”, satanizando a los judíos como “el veneno de la sociedad australiana” y culpándolos por la inmigración de las personas no blancas.

Enlaces internacionales