La policía alemana desarticula un grupo de extrema derecha y detiene a seis miembros

| 1 octubre, 2018

Los detenidos formaban parte de “Revolución Chemnitz”, una organización integrada por ‘hooligans’ y neonazis que pretendía atacar a extranjeros y políticos

ANA CARBAJOSA. EL PAÍS.- Una espectacular operación de la policía alemana ha culminado con la detención de seis presuntos “terroristas de extrema derecha” en el este y el sur del país. A los detenidos se les acusa de fundar una organización ultraderechista llamada Revolución Chemnitz, con la que pretendían atacar a extranjeros y a políticos, según informó la Fiscalía general alemana. El nombre del grupo hace alusión a la ciudad del este de Alemania en la que se produjeron marchas xenófobas con saludos hitlerianos incluidos y se desató la caza al extranjero tras el asesinato de un alemán el mes pasado.

La violencia ultra generó un conflicto entre Hans-Georg Maassen, exjefe de los servicios internos secretos alemanes y el Gobierno de coalición de Angela Merkel. Maassen cuestionó la autenticidad de un vídeo en el que se veía a un grupo de ultras desatados persiguiendo extranjeros en las calles de Chemnitz. Maassen acabó destituido, fruto de un polémico proceso negociador que hizo tambalearse la débil coalición de Gobierno alemana.

Los detenidos pertenecen al entorno neonazi y hooligan de Chemnitz, en Sajonia, un Estado federado en el que tiene una fuerte implantación el partido de la extrema derecha, Alternativa por Alemania. “Según la información de la que disponemos, los sospechosos pertenecen al entorno skinnheadhooligan y neonazi de la zona de Chemnitz y se consideran a sí mismos cabecillas de la extrema derecha en Sajonia”, ha informado la Fiscalía.

Los investigadores sostienen que el grupo pretendía “derribar el orden democrático y constitucional” a través de una “revolución”. Tenían además objetivos terroristas concretos, entre los que figuraban “ataques armados a extranjeros y disidentes políticos”. Entre estos últimos habían identificado a “miembros de partidos políticos y destacadas personalidades sociales”. Varios de los detenidos habían protagonizado el mes pasado violentos ataques a extranjeros con botellas y una pistola eléctrica, en lo que se supone que sería un ensayo de un ataque que el grupo planeaba llevar a cabo el próximo 3 de octubre, día de la unidad alemana. Planeaban además adquirir rifles para atentar.

Un centenar de agentes participaron en la operación en la que se registraron varias viviendas y detuvieron a los seis presuntos terroristas, todos ellos alemanes, todos hombres y con edades entre los 20 y los 30 años. El séptimo integrante y supuesto líder del grupo, Christian K., de 31 años, había sido ya detenido a mediados de septiembre y desde entonces se encuentra bajo custodia.

Enlaces internacionales