La pareja gay agredida en julio pedirá mañana en el juicio que se impute a su agresor un delito de odio

, | 5 noviembre, 2018

Consideran “indignante” que la agresión se resuelva con una “con una simple multa por lesiones leves”

FUENLABRADA / 5 NOVIEMBRE 2018 / La pareja de homosexuales que fue agredida el pasado 27 de julio en Fuenlabrada -Y.A., de 23 años, y J.D., de 37- pedirán mañana la suspensión del juicio donde se juzgará a su presunto agresor, un jóven de 24 años, y solicitarán que se dé traslado de los hechos al juzgado de lo Penal al solicitar que se incluya la imputación de delito de odio en la acción.

Según han comunicado los denunciantes, ni el fiscal ni el juzgado consideran que la agresión pueden enmarcarse en este tipo de delito, pese a que, según aseguran, tienen “pruebas de las amenazas y la agresión en vídeo”.

“Que este individuo vaya a salir con una simple multa por lesiones leves nos parece indignante”, han explicado a Noticias para Municipios, tras agregar que tienen la sensación de que “sale barato agredir a homosexuales”.

Delitos de lesiones y maltrato

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Fuenlabrada ha fijado para mañana a las 12:15 horas la vista oral contra el individuo que insultó y agredió a esta pareja gay al grito de “maricones de mierda” y “escorias”. Por ello, le han imputado un delito leve de lesiones y otro de maltrato de obra.

Los hechos se remontan al pasado 27 de julio, cuando Y.A., de 23 años, y J.D., de 37, paseaban “tranquilamente” cerca de la estación de Renfe Cercanías. En un momento dado, fueron increpados por otro joven quien, al verles de la mano, les insultó.

Empujón y puñetazo

Tras ello, uno de los chicos recriminó los insultos al agresor y éste respondió con un fuerte empujón. Tras ello, su pareja se interpuso para que le dejara en paz y recibió un fuerte puñetazo en la zona occipital derecha, llegando a caer al suelo.

Mientras la pareja se marchaba tras la agresión, el joven prosiguió con comentarios homófobos y los dos chicos le advirtieron de que iban a llamar a la Policía.

El agresor, ante este aviso, les contestó que le daba “lo mismo la policía”, que les iba a matar cuando volviese a verlos por Fuenlabrada y que había llamado a sus amigos para que le dieran una paliza.

La agresión tuvo lugar en las inmediaciones de la estación de Cercanías de Renfe.

Enlaces internacionales