La inmigración es un problema grave para el 40%

| 15 julio, 2018

El 30% de los jóvenes respalda la decisión de Italia de no dejar desembarcar a refugiados

15/07/2018 El Mundo.- La decisión de Pedro Sánchez de ofrecer el puerto de Valencia para que desembarcase el barco humanitario Aquarius tiene el respaldo de la mayoría de los españoles, que luego no son tan benevolentes, sin embargo, a la hora de enjuiciar la política migratoria del nuevo Ejecutivo. Casi cuatro de cada 10 ciudadanos dice que está siendo «demasiado blando», prácticamente la misma proporción que piensa que la inmigración es un problema grave para España.

La encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO refleja muy bien las opiniones encontradas que tienen los españoles en relación a la inmigración, en un momento en que han entrado por las costas españolas más sin papeles que los que han llegado a Italia. Solidaridad, por un lado, pero también preocupación. La mayoría de los sondeados contempla este fenómeno como un «problema» para España, pero luego hay división entre los que lo consideran como un problema grave (el 40%), los que admiten que es un problema, pero dicen que no es grave (el 37%), y los que defienden que no es un problema en absoluto (el 20%).

Una proporción parecida se reproduce también a la hora de valorar cómo lo está haciendo el Ejecutivo, que ha prometido retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla y dar sanidad gratuita a los sin papeles, pero, al mismo tiempo, aboga en Europa por unos centros cerrados para refugiados que en España vulnerarían la legalidad. Esta política no consigue el aprobado de los entrevistados por Sigma Dos: el 41% la ve adecuada, pero hay un 36% que sostiene que es «demasiado blanda» y un 7% que expresa que es «demasiado dura».

Más generoso es el apoyo (del 72%) que recibe la decisión de Sánchez de traerse a España a los 629 inmigrantes y refugiados rescatados por el Aquarius que el Gobierno italiano se negó a acoger. Ahí no hay dudas de que el presidente español hizo lo correcto en ese momento, atendiendo a razones humanitarias ineludibles, y así lo cree la mayoría de votantes de todos los partidos, también los del PP y Ciudadanos.

Al mismo tiempo, el 65% desaprueba la postura del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que se niega a desembarcar en sus puertos a las ONG que rescatan a inmigrantes y refugiados. Pero hay un 27% de encuestados que ve comprensible esta actitud por el gran número de inmigrantes que han llegado últimamente a Europa. Y esta opinión es mantenida también por el 30% de los encuestados que tienen entre 18 y 29 años.

Antonio Izquierdo, catedrático de Sociología de la Universidad de La Coruña, no le sorprende que los más jóvenes de la encuesta sean también los que más respalden la política migratoria que está llevando a cabo Italia. «Son los más castigados por el desempleo y por la temporalidad, los que más ven a los inmigrantes como competidores en el mercado laboral», interpreta.

También entre los votantes de Unidos Podemos hay un 20% que apoya a Salvini y que ve la inmigración como un problema grave para España. «Se corresponde, de nuevo, con esos jóvenes que tienen dificultades para encontrar trabajo y en los que la ideología está debilitada: votan más por experiencias personales que por el programa».

Recientes encuestas apuntan a una subida de Vox en las próximas elecciones europeas. Izquierdo objeta que ni siquiera en lo más profundo de la crisis han surgido en España partidos antiinmigración. «Durante esos años, muchos jóvenes españoles han emigrado a otros países y eso hace que se haya extendido cierta empatía hacia los inmigrantes que ahora vienen. Somos un país de frontera y no nos hemos puestos nerviosos, ni siquiera en años anteriores, cuando recibimos oleadas mayores». Pero ojo, que esa simpatía hacia los que vienen de fuera no es ilimitada, ni siquiera entre los votantes del PSOE: uno de cada tres manifiesta sin ruborizarse que la inmigración es un problema grave para España.

Enlaces internacionales