Florida declara el Estado de emergencia ante un acto de un agitador ultraderechista

, | 18 octubre, 2017

El extremista Richard Spencer dará una charla el jueves en la Universidad de Florida en Gainesville

PABLO DE LLANO. EL PAÍS.- La tensión en EE UU por el auge de los grupúsculos utraderechistas no cesa y este jueves en el Estado de Florida se prevé una situación de alto riesgo por el evento en el que participará una de las figuras visibles del extremismo reaccionario, Richard Spencer, de 39 años y presidente del Instituto de Política Nacional, un grupo propagandista del nacionalismo blanco. El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, ha declarado el Estado de emergencia.

Spencer dará un discurso en la ciudad de Gainesville (130.000 habitantes, Florida central) en una sede de la Universidad de Florida. Su intervención está prevista entre dos y media y cuatro de la tarde hora local. Su grupo ha pagado 10.500 dólares por el uso de un local del campus universitario. La Universidad de Florida ha repudiado el evento pero no lo ha cancelado para no incurrir, según ha explicado su directiva, en una violación del derecho a la libertad de expresión.

El centro académico ha tenido que asumir un gasto de medio millón de dólares en preparativos de seguridad para tratar de evitar enfrentamientos entre seguidores de Spencer y manifestantes antirracistas. Se estima que más de 500 acudirán a oír a Spencer y más de 2.000 a denostarlo.

El gobernador Scott, un político muy conservador pero que con este posicionamiento se está mostrando firme ante el extremismo de derecha, ha dicho en su declaración de emergencia: “Vivimos en un país donde todos tenemos derecho a expresar nuestra opinión. Dicho eso, sostenemos la tolerancia cero frente a la violencia y la seguridad pública es nuestra prioridad número uno”.

Spencer también tenía previsto hablar en el mitin radical Unamos a la Derecha el pasado 12 de agosto en la ciudad de Charlottesville, Virginia. El acto no tuvo lugar porque en los prolegómenos se desató una batalla campal entre contramanifestantes y supremacistas blancos que portaban símbolos nazis y del Ku Klux Klan. Decenas de personas resultaron heridas y una mujer, Heather Heyer, de 32 años, falleció golpeada por el coche de un radical que atropelló a propósito a contramanifestantes.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales