España registra un promedio de entrada de 75 inmigrantes al día

| 13 junio, 2018

Los rescates en lo que va de año duplican los de 2017 hasta esta fecha y superan ya a todos los de 2016

13/06/2018 ABC.- La presión migratoria en las costas españolas del Mediterráneo jamás ha sido tan alta como ahora. Lo constatan las cifras oficiales, según las cuales en lo que va de año ya se ha registrado el doble de entradas irregulares de inmigrantes que en 2017, año que a su vez también se cerró duplicando los datos del anterior.

El pesimismo en cuanto a la escalada de este fenómeno es notable, tanto que el Ministerio del Interior, la comunidad de salvamento y las organizaciones humanitarias saben que se enfrentan a un verano y un otoño de récord. Máxime cuando se teme que el bloqueo de Italia a los subsaharianos que buscan alcanzar Europa contribuya a recargar la ruta entre Marruecos y Argelia hacia nuestro país. Una ruta que en la última semana de mayo ya registró puntualmente más llegadas por mar que Grecia y que Italia: 1.551 frente a 795 y 1.443 respectivamente. Tras muchos de esos desplazamientos están las mafias, -capaces de encontrar nuevos coladeros cuando les cierran el paso y tan sensibles a los «efectos llamada»- para las que este es un negocio más lucrativo que la droga. Un informe de Frontex publicado el pasado marzo aseguraba que un 75% de los que cruzan desde el norte de África a España jugándose la vida lo hace en manos de traficantes.

Las estadísticas a las que ha tenido acceso a este diario revelan que a fecha del pasado domingo 10 de junio habían accedido a nuestro país por el Mediterráneo a bordo de 395 pateras y sin la debida documentación 9.318 inmigrantes, un 98,5% por encima que en el mismo periodo de 2017. Y más que en todo 2016, cuando fueron 8.162. Cabe sumar en estos cinco primeros meses y medio otras 8 embarcaciones con 121 personas en total detectadas en otro escenario distinto, el archipiélago de las Canarias, donde en 2006 se sufrió la avalancha de cayucos que disparó el cómputo migratorio en España a lo nunca visto: 41.119 hombres y mujeres, 39.180 de ellos encontrados en el mar.

El equipo ministerial de Interior saliente planteó en Bruselas la necesidad de tomar como referencia el acuerdo adoptado con Turquía para resolver la crisis de refugiados en Grecia y aplicar algo similar a Rabat, en tanto su territorio se ha convertido ya en campo no solo de tránsito, sino de destino. A la vigilancia de las vallas de Ceuta y de Melilla tanto por su lado como por el español se atribuye que el número de asaltos se haya ralentizado. En 2017 el volumen de personas que logró cruzar estos obstáculos aumentó un 5,6% y este año han bajado un 6,6%. Han sido 2.586 inmigrantes en total y, con ellos, el conjunto de 2018 suma ya 12.025 inmigrantes, lo que supone un promedio de casi 75 al día.

Alta ocupación

Si se repiten los ritmo de 2017, habrá mucha actividad migratoria en verano, pero el máximo se alcanzaría entre octubre y noviembre, periodo durante el que el año pasado un inesperado brote de pateras procedentes de Argelia desbordó todas las previsiones. Y los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), que actualmente presentan en conjunto un nivel de ocupación bajo (un 48,2% como muestra el segundo gráfico), si bien en el caso de los que se ubican en la Península, esa indicador sube hasta el 72,% y hasta el máximo del 89,1% en Valencia, al límite de su capacidad.

Enlaces internacionales