El vergonzoso desenlace de un incidente racista dentro de un McDonald’s

, | 21 noviembre, 2018

DAVID JUSTO. CADENA SER.- Tras una tarde de estudio en la biblioteca, un grupo de jóvenes de origen musulmán decidía acudir el pasado lunes a uno de los McDonald’s de la ciudad estadounidense de Minnesota para cenar. Cuando estaban a punto de realizar su pedido, el grupo de adolescentes se encontró con varios problemas a la hora de pagar mediante el sistema Apple Pay, lo que provocó que un hombre que estaba esperando para realizar su pedido perdiera la paciencia.

Mientras que el grupo intentaba pagar una y otra vez para completar su pedido, el hombre comenzó a insultar a los jóvenes y a pronunciar comentarios racistas contra ellos. Después de que se acercara a ellos de forma amenazante, tal y como explica Farida Osman al medio Muslim Girl, la adolescente decidió llamar al resto de amigos que se encontraban en el exterior para evitar que la cosa fuera a más.

“¡Lleva un arma!”

Cuando el grupo de jóvenes estaba a punto de acceder al restaurante de comida rápida, tal y como demuestra el vídeo de Osmanel hombre empujó a uno de ellos, iniciando así un incidente que subiría de tono segundos más tarde. Después de que uno de los gerentes del restaurante se acercara a comprobar qué es lo que estaba sucediendo, el hombre decidió abandonar el establecimiento.

Mientras se acercaba a la puerta, el hombre sacó su pistola y amenazó a los jóvenes con ella. Acto seguido, y después de descubrir las intenciones del individuo, el grupo de adolescentes comenzó a gritar y corrió hacia el interior del restaurante para refugiarse del agresor, tal y como explica Osman: “Fue aterrador porque teníamos miedo de que nos estuviera esperando fuera”.

Sin embargo, cuando los jóvenes perdieron al agresor de vista, uno de los empleados del restaurante les pidió que abandonaran el local. A pesar de que el grupo de adolescentes le explicó que el hombre les amenazó con su pistola, el trabajador les dijo que no podían estar ahí. Segundos más tarde, la gerente del local se acercó y les echó de una forma que ha indignado a las redes sociales: “Quiero que os marchéis de mi restaurante, ahora”.

A continuación, uno de los clientes que se encontraba dentro de la tienda comenzó a explicarle a la gerente lo que había ocurrido segundos atrás con el objetivo de que no les echara. A pesar de ello, no entró en razón. Entre gritos, la empleada obligó a los jóvenes a abandonar el establecimiento: “Me importa una mierda, fuera de mi restaurante”.

Segundos más tarde, y cuando el problema parecía resuelto, uno de los empleados llegó a decirle a uno de los jóvenes que si el hombre había sacado su arma sería por algo. Una bochornosa reacción que ya ha dado la vuelta al mundo. Mientras tanto, la compañía dice estar investigando el suceso. En declaraciones a Muslim Girl, un portavoz de McDonald’s ha asegurado que nada es más importante que la seguridad de sus clientes y empleados: “Estamos trabajando con las autoridades locales mientras investigamos la situación”.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales