El presidente de Alemania advierte de la aparición de nuevos muros tras la irrupción de AfD

, | 3 octubre, 2017

Steinmeier propone una inmigración regulada por las necesidades, y diferenciar entre “quien precisa protección ante una persecución política de quien huye de la pobreza”

ENRIQUE MÜLLER. EL PAÍS.- Por primera vez en los últimos 27 años, un presidente de Alemania utilizó la gran fiesta anual de la unidad, para advertir de que en el país han nacido nuevos muros, que pueden poner en peligro el sistema democrático alemán. En un discurso central para conmemorar el vigesimoséptimo aniversario de la reunificación alemana, el actual presidente, Frank-Walter Steinmeier, tuvo el coraje de advertir del peligro que acecha a la nación a causa del éxito obtenido por el partido Alternativa para Alemania (AfD), pero también se pronunció a favor de un endurecimiento de la política de refugiados para evitar una división de la sociedad alemana.

En su primer discurso como presidente del país en la fiesta nacional alemana, Steinmeier recordó que el famoso muro que dividió al país había caído hace 28 años, pero que el resultado electoral del 24 de septiembre había demostrado que otros muros, “menos visibles y sin alambres de espino” habían nacido en el país, en una clara alusión al éxito obtenido por el partido xenófobo AfD.

“Estoy hablando de muros de alienación, desesperación o rabia, que se han vuelto tan fuertes en algunas personas que los argumentos ya no sirven para nada”, dijo Steinmeier al referirse al éxito electoral obtenido por AfD, aunque tuvo la delicadeza de no mencionar el nombre del partido. “Detrás de esos muros se alimenta una profunda desconfianza contra la democracia y sus representantes”.

La alusión de Steinmeier al éxito electoral de AfD, que se convirtió el 24 de septiembre en la tercera fuerza política del país, fue la primera alerta del peligro que representa el partido para la democracia alemana, aunque admitió que no todos los electores de AfD era enemigos de la democracia, pero resaltó que los que había votado a favor de ese partido se sentían huérfanos de democracia.

“La cultura política del país va a cambiar y los debates serán ásperos”, insistió Steinmeier. Para impedirlo lanzó un mensaje crucial a los futuros diputados que aun creen en la cultura democrática que ha imperado en el país. “Ustedes pueden señalar que los demócratas tienen las mejores soluciones a los que insultan a la democracia”, dijo.

El otro tema central de su discurso fue la crisis de los refugiados y las consecuencias que ha tenido para el país. Steinmeier dijo que las posibilidades de acogida del país eran limitadas y resaltó la necesidad de canalizar una “inmigración ordenada” de acuerdo a sus necesidades sociales y laborales, y diferenciar entre “quien precisa protección ante una persecución política de quien huye de la pobreza”.

“Esta es la única manera de superar la polarización del debate sobre los refugiados”, dijo, al referirse a la grave polarización que se incrustó en el país a causa de la llegada de varios cientos de miles de refugiados. En otras palabras, Steinmeier le pidió al futuro gobierno que apruebe una ley de inmigración.

La gran fiesta que recuerda la reunificación del país tuvo lugar en Maguncia, capital del Estado de Renania Palatinado. A la ceremonia asistió la plana mayor de la política alemana, incluida la canciller Angela Merkel, quien por cuestiones de protocolo no intervino en el acto central. Pero la canciller aprovechó un breve baño de multitud para afirmar ante los micrófonos de la televisión que Alemania tenía la fuerza suficiente para solucionar los problemas existentes, tanto a nivel nacional como internacional.

Enlaces internacionales