El Parlamento de Alemania aísla a la ultraderecha y vota a favor del Pacto Mundial para la Migración

| 29 noviembre, 2018

Pese al debate avivado por la ultraderechista Alternativa para Alemania, el Bundestag ha aprobado la adhesión al Pacto de la ONU

CARMEN VALERO. EL MUNDO.- Alemania dirá sí al Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la Migración. Tras un debate atizado por la populista Alternativa para Alemania (AfD), formación contraria a suscribir cualquier acuerdo nacional o internacional que lleve el apellido ‘migración’ si no es para frenarla, el Bundestag ha dado este jueves luz verde a la firma el próximo mes de diciembre en Marrakech de un acuerdo que, aun no siendo vinculante, ha sido objeto de controversia.

La moción a favor del Pacto presentada por los partidos en coalición de Gobierno contó con 372 votos a favor, 153 en contra y 141 abstenciones.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la cancillerAngela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) de Andrea Nahles, defendieron, con el apoyo de liberales y Verdes, el Pacto Mundial para la Migración con el argumento de que ese fenómeno requiere una respuesta global. Aunque hubo escisiones en las filas de los partidos tradicionales, el Legislativo entiende por mayoría que el Pacto responde al “interés de Alemania” y es, como señaló el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Mass, en el debate que precedió a la votación “una cuestión de credibilidad y de sensatez”.

Para la AfD, sin embargo, el Pacto es “una llamada al mundo entero a emigrar sin límites a Alemania” y para “abusar de su sistema social”. En línea con las tesis de los populistas, partidos crecidos al abrigo de la crisis migratoria de 2015, otros países del entorno europeo como Hungría han anunciado que no suscribirán el Pacto aun habiéndolo negociado. Ahora creen que limitará su capacidad para elaborar y gestionar políticas, que el Pacto interfiere en la soberanía nacional y no distingue con claridad entre migración legal e ilegal.

Ante la bola de nieve que se ha ido creando a partir de esas creencias o críticas al Pacto, la representante especial de la ONU para la Migración, Louise Arbour, ha insistido en que el acuerdo no interfiere en la soberanía nacional de los Estados, no es vinculante y no impone por tanto ninguna obligación adicional a los países. La diplomática canadiense también rechazó que el Pacto impida a los Gobiernos distinguir entre migrantes regulares e irregulares.

Estados Unidos ha sido el primer país en apartarse del Pacto. Le han seguido Hungría, Austria, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia, Italia, Suiza y la República Checa. Es de prever que esa lista la engrosará Eslovaquia. El Parlamento de ese país solicitó el miércoles al Gobierno que rechace el Pacto por las mismas razones.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales