Denuncian una agresión homófoba en la barriada de Torreblanca

| 11 junio, 2018

11/06/2018 El Correo.- Denuncian una agresión homófoba en la barriada de Torreblanca. La víctima relata que ocho individuos lo acorralaron con el coche y le golpearon mientras gritaban que iban a «limpiar el barrio de maricones»

La homofobia vuelve a hacerse presente en las calles de Sevilla. Rubén y David [nombres ficticios para proteger la identidad de ambos] sufrieron el pasado domingo una agresión en las inmediaciones de las calles Marinaleda y El Cuervo, en el sevillano barrio de Torreblanca. Hasta ocho individuos asaltaron a esta pareja de 35 y 31 años respectivamente, a quienes amenazaron de muerte con la consigna de «limpiar el barrio de maricones», tal y como recoge el atestado de la Policía Nacional.

Aunque Rubén logró zafarse del ataque, su novio David se llevó la peor parte. Pese a que no sufre daños físicos de gravedad –el parte de lesiones indica una lesión eritematosa en la región frontal del cráneo y en la mejilla derecha, así como en un dedo de la mano izquierda–, las consecuencias emocionales de la agresión son todavía visibles en la pareja. «Estamos tomando lo que nos recetó el médico para relajarnos, porque estamos muy asustados», explica Rubén.

Y es que lo que parecía ser un paseo en coche terminó siendo un calvario para esta pareja. Eran las 21 horas del pasado domingo cuando Rubén y David llegaron con el coche a la calle El Cuervo, donde se encontraron a una chica que conducía su vehículo a contramano, acompañada de un varón como copiloto. «Les dije que no podía dar marcha atrás, porque tenía dos coches detrás».

La respuesta de Rubén provocó una reacción violenta en el chico, quien intercambió el sitio con la chica, dio marcha atrás y empezó a acelerar «como para embestir», puntualiza Rubén. El parte de denuncia especifica que «la conductora y el copiloto se cambiaron de asientos gritando: Ahora te vas a enterar». Rubén explica que, además, el individuo añadió un amenazante «Sé quién eres». «Salimos como pudimos, porque los otros coches se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo», añade.

Pero no quedó ahí la cosa. Tras ese pequeño encontronazo comenzó una persecución de unos diez minutos de duración en el que David observó por el retrovisor cómo los perseguidores hacían señales de amenaza de muertellevándose el dedo al cuello. «Íbamos a una velocidad muy alta, estaban acercándose mucho al coche y haciéndonos luces», relata Rubén, quien añade que «después de varias vueltas, noté que los despistamos». Acto seguido, Rubén y David decidieron estacionar el vehículo y «esperar a que hubiera pasado todo», explica.

Falsa alarma. El presunto agresor bloqueó con su coche la salida de Rubén y David. Al parecer, el individuo no actuó solo, pues llamó a varias personas que se encontraban en un quiosco que se encuentra cerca de la calle Ronquillo. «Se ve que llamó a varias personas más y vinieron al coche, abrieron la puerta, sacaron a mi pareja y empezaron a golpearle con un casco de moto e incluso sacaron una barra de hierro que no llegaron a usar», explica Rubén. El propio atestado policial señala que «ocho varones» golpearon «con virulencia» tanto el vehículo de Rubén como al propio David, que llegó a recibir «un golpe de un casco de moto en la cabeza».

Es en este momento cuando los agresores «repetían constantemente Os vamos a matarVamos a limpiar el barrio de maricones y De esta noche no pasa que os matemos», como declaró Rubén ante la Policía. A duras penas y aún entre golpes, ambos lograron escapar, si bien el miedo sigue instalado en ellos, pues Rubén es vecino de Torreblanca e incluso llegó a identificar a varios de los agresores.

La Feria, último escenario de agresiones homófobas

Las últimas agresiones homófobas de las que se tienen constancia tuvieron lugar en la Feria de Abril. La primera tuvo lugar la noche del miércoles de Feria, cuando el portero de una caseta impidió el acceso a un joven de 25 años. «Aquí no entra un puto maricón», expresó el portero. La segunda ocurrió en la caseta del PSOE, cuando una transexual de 22 años denunció vejaciones, insultos y amenazas.

Enlaces internacionales