Denuncian una agresión a una mujer negra desalojada de un autobús por falta de asientos

| 7 enero, 2019

LUIS F. DURÁN. EL MUNDO.- SOS Racismo ha denunciado este domingo un nuevo incidente racista en Móstoles cuando una mujer negra fue expulsada de un autobús pese a que tenía billete. La organización ha difundido un vídeo en el que se ve como la pasajera cae por las escaleras al suelo en un intento por resistir a los empujones de la Policía Municipal de Móstoles. Los agentes siguen tirando de ella hasta que la sacan del autobús, de noche. Mientras tanto, su hijo, de cuatro años, llora al ver cómo zarandean a su madre e intentan reducirla golpeándola contra el vehículo.

La mujer había pagado un billete de autobús entre Móstoles y Camarena (Toledo). Quería regresar a su casa y cuando fue a subir al autobús el conductor le dijo que no podía subir alegando que no quedaban plazas y que no estaba permitido que nadie fuese de pie. La usuaria, sin embargo, se niega a bajar alegando que había comprado su billete con antelación. El conductor, al ver que la mujer no se bajaba, avisó a la Policía. Los agentes acudieron al lugar y obligaron a la mujer a apearse del autocar. “Que te bajes, que te bajes, me cogieron varios policías”, explica la mujer.

El hermano de la usuaria grabó las imágenes en las que se aprecia también a la mujer golpeando a los policías. La persona que grabó estas imágenes también fue amenazada por la Policía, según SOS Racismo. “Lo que más me chocó fue cómo trataban al niño”, lamentó el hermano de la mujer.

Por su parte, los sindicatos con representación en la Policía Municipal de Móstoles -CCOO, CPPM, CSIF, UPM, CEM y UGT- han indicado en un comunicado que los agentes locales trataron de mediar entre el conductor del autobús y dos personas de nacionalidad guineana que se negaban a bajarse del autobús. Según señalan, el vehículo no podía continuar la marcha porque “el reglamento prohíbe que alguien pueda viajar a pie en estos trayectos”.

“Había muchas más personas en la parada que se tuvieron que bajar, entendiendo los motivos, excepto estas dos personas, que llevaban un menor de cuatro años. Después de más de media hora (…) y con el fin de que el resto de viajeros pudieran continuar su trayecto los policías tienen que desalojarlos por su reiterada negativa y desobediencia a los agentes”, han explicado.

No es el primer incidente racista que denuncia la asociación. “¿Se hubiera producido esta misma violencia si la mujer hubiera sido una española blanca?”, se pregunta Paula Guerra, presidenta de SOS Racismo en Madrid. Por su parte, la víctima va a presentar una denuncia sobre lo ocurrido.

La empresa de autobuses ha explicado que la mujer se subió al autobús pese a que el conductor le dijo que no había sitio. Eran las 20.15 horas del pasado 5 de enero. El autobús hacia el trayecto entre Méndez Álvaro y Valmojado. La mujer se negó a bajar del autobús mientras el conductor le señaló que al ser un trayecto interurbano no podía ir gente de pie. Los agentes aseguran que trataron de convencerla durante 15 minutos y que decidieron bajarla. Mantienen que no fue una actuación racista y que fueron agredidos durante la intervención.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales