Apenas un 10,6% de la población alavesa percibe la inmigración como un problema

| 24 octubre, 2018

Ikuspegi anima a “cerrar espacios de impunidad” a quienes fomentan discursos “discriminatorios” contra las personas extranjeras

EUROPA PRESS.- Apenas un 10,6% de la población alavesa y un 10,1% de la vitoriana perciben la inmigración como un problema, según los datos del Barómetros 2018 de Ikuspegi-Observatorio Vasco de Inmigración, que ha llamado a “cerrar los espacios de impunidad” a quienes fomentan discursos “discriminatorios” basados en falsos estereotipos sobre estas personas.

El informe recoge los resultados de dos informes que reúnen las actitudes y posturas de la población alavesa y vitoriana sobre la inmigración, unos trabajos cuyos datos se alinean con las cifras generales sobre Euskadi dadas a conocer la semana pasada por Ikuspegi.

Los resultados del trabajo han sido presentados por el director de Ikuspegi, José Antonio Oleaga, que ha destacado la “mejoría” en las actitudes y posturas hacia la inmigración en los últimos años, coincidiendo con un mejor contexto de las condiciones macroeconómicas y un escenario a corto plazo de “mayores certidumbres sociales”.

“ESTEREOTIPOS FALSOS”

No obstante, los autores del informe han alertado de que sigue habiendo “recelos” hacia estas personas, basados en “estereotipos falsos” sobre cuestiones como el acceso de las personas de origen extranjero a las ayudas sociales, el uso de vestimentas propias de su cultura o la construcción de templos dedicados a sus religiones.

Por ese motivo, Ikuspegi ha planteado la importancia de combatir”los discursos intolerantes basados en estereotipos falsos y negativos contra la población inmigrante” y de “cerrar los espacios de impunidad de esos discursos que perjudican gravemente la convivencia y fomentan la discriminación”.

El trabajo de Ikuspegi señala que solo un 10,6% de la población alavesa y un 10,1% de la vitoriana perciben la inmigración como un problema. Los datos recogidos “parecen indicar que los ciudadanos, de manera paralela a la mejora de la situación económica general, vuelven a apreciar los beneficios económicos de la inmigración”, según han señalado los autores del informe en un comunicado.

EDUCACIÓN Y SANIDAD

El estudio indica que los ciudadanos de Álava y Vitoria se muestran cada vez más partidarias de que todas las personas inmigrantes extranjeras puedan acceder a la educación y a la asistencia sanitaria (lo apoyan entre un 80% y un 90%), aunque consideran que solo las personas en situación regularizada debería tener “acceso a la asistencia jurídica, ayudas sociales, reagrupación, voto y vivienda VPO”.

Las personas consultadas muestran una mayor simpatía hacia personas de la UE occidental y latinoamericanas, más cercanas culturalmente, mientras que presentan más reticencias respecto a las personas del Magreb, de Rumanía y UE oriental, y Pakistán, más lejanas a su “mundo simbólico”.

Por otra parte, tres de cada cuatro de las personas encuestadas manifiestan posturas claramente inclusivas hacia los refugiados, al decantarse por acoger a todas ellas, sin restricciones, o si se comprueba su condición de perseguidas.

En materia de política de inmigración, la población alavesa y vitoriana “suaviza” sus posturas para la entrada de la población inmigrante extranjera, ligando sobre todo el contrato detrabajo con la regularización y la permanencia en la comunidad.

En la presentación del estudio también han participado la directora del Gabinete del Diputado General de Álava, Nekane Zeberio; y la directora del Departamento de Alcaldía y de Relaciones Institucionales de Vitoria-Gasteiz, Estitxu Pereda.

Enlaces internacionales