Anulado el desalojo del edificio okupado por Hogar Social Madrid por un defecto de forma

| 9 febrero, 2018

El abogado del colectivo de ultraderecha ha alegado que el desalojo es ilegal porque no se ha notificado en tiempo y forma a los afectados

F. JAVIER BARROSO. EL PAÍS.- Más de medio centenar de personas se ha concentrado desde las 8.30 en la puerta del edificio okupado por el grupo ultraderechista Hogar Social Madrid en la plaza de Margaret Thatcher, junto a la plaza de Colón, en Madrid, para impedir que sea desalojado por orden del Juzgado número 34 de Madrid, que finalmente ha sido suspendido sin fecha por un defecto de forma. 

Desde primera hora, los concentrados se han atrincherado en la puerta de un antiguo banco en pleno centro de la capital. Han ondeado banderas de España y han coreado cánticos en defensa de los españoles: “desahucian al obrero y protegen al banquero”, “no podrán acabar con la ayuda nacional” y “esta es la juventud de España”. La portavoz y presidenta de Hogar Social Madrid, Melisa Ruiz, ha recordado que este colectivo llevaba nueve meses y medio en el antiguo banco y que todas las noches pernoctan 20 españoles. Entre ellos, una familia con dos hijos de 5 y 14 años, un matrimonio de 54 años y personas de entre 58 y 67 años. “Tenemos nuestra propia bolsa de empleo. Son personas que hemos recogido en la calle y que ahora tienen techo y comida. Algunos han conseguido una segunda oportunidad y todo eso tiembla ahora”, ha añadido Ruiz.

La comisión judicial se ha personado pasadas las nueve de la mañana. En los alrededores había tres furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los antidisturbios). El abogado de ultraderecha, Ignacio Menéndez, ha explicado a la comisión que el desalojo era ilegal. En su opinión, la resolución del Juzgado de lo Penal no se ha notificado en tiempo y forma a los afectados. Esto les ha causado indefensión al no haber podido recurrir. Por ello, ha pedido que se retrase para poder alegar ante el magistrado instructor.

 

El Juzgado de lo Penal número 34 de Madrid sentenció en noviembre de 2017 a los okupas por un delito de usurpación de bien inmueble a una pena de tres meses de multa y al desalojo del edificio, propiedad de la Banca Privada de Andorra. A las diez de la mañana, la comisión judicial, con presencia de los dueños del antiguo banco, han declinado hacer el lanzamiento, lo que ha sido recibido con una fuerte algarabía por parte de los concentrados. Estos han irrumpidos en chillidos y han lanzado bengalas en señal de celebración.

Los agentes judiciales han levantado acta de todo lo ocurrido y han explicado al abogado de Hogar Social que notificarían todo lo ocurrido al juzgado que ordenó la ejecución de la sentencia. Según el letrado, ahora se abre un nuevo plazo de notificación y alegaciones a los integrantes de Hogar Social para un nuevo lanzamiento. 

En la fachada del edificio se pueden leer pancartas con los lemas como ‘Culpable de defenderte’ y ‘Corrupción, prioridad inmigrantes, familias en casa, precariedad laboral, islamismo radical y pensionistas pobres’. 

Simpatizantes del grupo de ultraderecha Hoga Social Madrid intentan evitar el desalojo del edificio que han okupado cerca de Colón.

Enlaces internacionales