Ángeles del Infierno en España: purgas internas, violencia y ultraderecha

| 10 marzo, 2019

La desarticulación de un «capítulo» en Tarragona destapa las prácticas de esta peligrosa banda, en expansión en España. Los miembros que abandonaban el grupo eran represaliados, se les obligaba a borrarse los tatuajes y perdían la moto

ABC.- Los Mossos d’Esquadra concluyen que la red de moteros Ángeles del Infierno que desarticularon en Tarragona en febrero pasado, con la detención de 19 de sus miembros, era un grupo ultraderechista muy violento que hacía purgas internas y obligaba a borrarse los tatuajes de la banda a los expulsados.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el pasado 26 de febrero a 19 supuestos miembros del club motero Hells Angels (Ángeles del Infierno), de los que dos han ingresado en prisión, acusados de traficar con cocaína y marihuana, robos con violencia, coacciones, extorsión, lesiones, tenencia de armas y pertenencia a organización criminal.

Según ha informado hoy la policía catalana, durante la investigación los agentes han constatado que Hells Angels MC están en un proceso de expansión en España y que sus diferentes capítulos territoriales, tanto a escala española como internacional, están fuertemente relacionados y estructurados, con órganos de dirección que supervisan su actividad.

Del análisis del funcionamiento de la banda de Ángeles del Infierno en Tarragona, los Mossos han determinado que tenía una marcada ideología de extrema derecha -se les intervino simbología nazi-, lo que les llevaba a cometer agresiones racistas y xenófobas.

Entrada de los Mossos en la sede del grupo en TarragonaR
Entrada de los Mossos en la sede del grupo en TarragonaR

Además de ejercer la violencia y la intimidación hacia bandas rivales, este grupo en Tarragona también aplicaba una estricta normativa interna que implicaba castigos físicos y económicos a los disidentes, que sufrían agresiones y se quedaban sin su motocicleta.

En sus purgas, la red obligaba a los miembros a los que expulsaba a borrarse los tatuajes con simbología de la banda, con la amenaza de que sufrirían represalias si no lo hacían.

En el registro de las sedes de esta banda motera en Tarragona, los Mossos intervinieron un arma de fuego que utilizaban para llevar a cabo acciones violentas en el ámbito de la disciplina interna y en enfrentamientos con grupos rivales o personas contrarias a sus intereses.

En uno de sus ataques a una banda rival, cinco de los detenidos irrumpieron en marzo del pasado año en un bar de Cambrils (Tarragona) y agredieron violentamente con sillas y objetos contundentes a sus oponentes y se llevaron como trofeo el chaleco motero de una de las víctimas, informa Efe.

Anteriormente, en 2017, los Mossos ya investigaron el asesianato de un miembro de una banda rival, Renegados MC, con sede en Castellar del Vallès. La investigación de la Unitadad Central de Bandas Criminales evidenció que el crimen lo habían integrantes de ols Hell’s Angels MC Nomads, de Sabadell, con objeto de “mantener su estatus de superioridad” sobre otras bandas.

HISTÓRICO

Enlaces internacionales