Agreden con arma blanca a otros dos argelinos residentes en el CETI

| 28 octubre, 2018

EL PUEBLO DE CEUTA.- Solo 24 horas después de producirse un intento de secuestro de dos inmigrantes argelinos, que fueron arrollados por una furgoneta cuando caminaban al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta, otros dos compatritas suyos fueron agredidos ayer sábado con arma blanca. 

Fuentes del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) confirmaron a EL PUEBLO que uno de los argelinos agredidos fue escoltado por agentes de la Policía Nacional hasta el Hospital, donde fue atendido al presentar varias heridas superficiales de arma blanca, recibiendo el alta poco después.

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer unos hechos que parecen relacionados. Todo apunta a que los agresores son miembros de una red ilegal que había intentado introducir, sin éxito, a los dos inmigrantes en un barco de pasajeros a cambio de dinero. Varios argelinos habría intentado colarse en uno de los barcos que unen Ceuta con Algeciras contando con un apoyo exterior, cuyos miembros estarían ahora implicado en este asunto, amenazando a los inmigrantes para que no denuncien.

Organizaciones dedicadas al tráfico de seres humanos

En este sentido, la Policía Nacional viene trabajando duro para acabar con las mafias y organizaciones dedicadas al tráfico de seres humanos. Este sentido, hay que recordar que el pasado 13 de octubre los agentes del CNP detuvieron en Ceuta a los cuatro presuntos máximos responsables de una red que introducía a ciudadanos argelinos en la península utilizando narcolanchas. En el operativo fueron arrestadas cuatro personas que presuntamente captaban a los inmigrantes en el Centro de Estancia Temporal del Inmigrantes (CETI) de la Ciudad Autónoma.

Entre los detenidos se encontraba uno de los principales delincuentes residentes en el barrio ceutí de El Príncipe, y que es “conocido por su amplio historial delictivo y su peligrosidad”, según la Policía, que detalla que cada inmigrante debía pagar unos 2.000 euros para poder emprender el viaje y, con cada salida de una de estas embarcaciones, la organización obtenía un beneficio de unos 26.000 euros.

La investigación comenzó hace cinco meses. Los agentes constataron la existencia de varias embarcaciones que transportaban a ciudadanos argelinos y que, de manera clandestina, llegaban a la zona de Algeciras.

Enlaces internacionales