A puñetazos con un médico de Muro: “Es una agresión racista. Me dijo: ‘Eso te pasa por venir de otro país'”

, | 29 octubre, 2017

Un médico colombiano del PAC de Muro recibe una paliza durante su turno de guardia

El agresor de 35 años se dejó el carné de identidad en la consulta y ha sido identificado

MAYTE AMORÓS. EL MUNDO.- A. Vega cubría la guardia en el PAC de Muro cuando, sobre las 12 de la mañana, un paciente de 35 años «muy alterado y con malos modos» se presentó en su consulta. Antes de atenderlo, el médico le pidió que se identificara y éste se negó. «Me dijo que tenía toda la documentación en Can Picafort y que estaba muy lejos para ir a buscarla», explica el facultativo a este rotativo.

Ante la insistencia de Vega, el hombre salió contrariado del centro de salud y se fue al coche. Según el relato de la víctima, «a los ocho minutos, volvió a entrar en el PAC» y le mostró el carné de identidad de muy malos modos. «Me puso el carné de identidad delante de los ojos y no me lo quiso entregar. Le pedí leerlo y le dije que me había mentido porque sí que tenía la documentación encima. Fue entonces cuando me preguntó: ¿Me estás llamando mentiroso? Si lo repites, te pego una paliza».

Vega le respondió que consideraba que le había mentido y entonces el hombre le propinó un golpe en la cara. «Me tumbó, me pegó puñetazos, rodillazos y empecé a sangrar. Traté de levantarme, protegiéndome la cara y ahí recibí otro guantazo. Luego empezó a darme patadas, rodillazos, puños… », relata el agredido, que, mientras tanto, rogaba al hombre que le dejara en paz.

El agresor salió del centro de salud, acompañado por una mujer. El doctor salió detrás de la pareja para tratar de identificarlos y apuntar la matrícula del coche. Justo antes de salir por la puerta, la chica se dirigió al facultativo y le dijo: «Esto te pasa por venir de otro país a atender a los españoles», afirma Vega, que no tiene dudas de que ha sido víctima de una «agresión racista» (él es colombiano). Además, tiene la sospecha de que el hombre estaba bajo los efectos de la cocaína a tenor del comportamiento que mostraba. El agresor ya ha sido identificado, gracias a que se dejó el carné de identidad dentro de la consulta. «Se le cayó mientras me pegaba».

La víctima se queja de que se sintió muy solo y nadie le socorrió. Cuenta que en su consulta no hay botón del pánico y, aunque llamó al 112, los servicios de emergencias tardaron media hora en acudir al centro. La Guardia Civil de Santa Margarita se presentó con la Policía Local rápidamente pero cuando los agresores ya se habían ido. Vega reclama que se contrate a personal de seguridad, ya que «no es la primera vez que sufrimos una agresión en Muro, la última ocurrió hace cinco años», recuerda.

Tras el incidente, el médico fue atendido en el Hospital de Inca y después se personó en la Guardia Civil para interponer una denuncia para que la agresión no quede impune. El Juzgado número 3 de Inca le ha citado para tomarle declaración hoy domingo, confirma el agredido, que tiene varias contusiones, «aunque afortunadamente no hay heridas graves». Estará de baja durante unos días.

El Sindicato Médico de Baleares (Simebal) condena la agresión de ayer en el PAC de Muro y recuerda que lleva años pidiendo mejorar las condiciones de trabajo en estos puntos de atención continuada en los pueblos de la Part Forana. «Esperamos que estos hechos sirvan para que entiendan de una vez que no se puede trabajar sin un administrativo y sin guarda de seguridad en la puerta, haya la presión asistencial que haya», recalca.

Para Simebal, es «un milagro» que no sucedan más agresiones y afirma que, si no pasa más, es porque los médicos tienen la «increíble habilidad para evitarlo, muchas veces dejándonos pisar». Exige a la Administración la reevaluación de recursos que prevengan y eviten este delito, así como mejoras en las medidas de prevención pasiva y activa, y la puesta en marcha de campañas de sensibilización a la población contra esta «creciente lacra».

«Agredir a cualquier profesional sanitario es agredir a la sanidad pública. La sanidad es un valor que hay que promocionar, proteger y salvaguardar», defiende Simebal, que propone que, ante estos casos, se penalice al agresor no sólo en el ámbito judicial sino también excluyéndolo de atención sanitaria en su centro habitual.

Simebal alerta de que las agresiones a profesionales sanitarios son un «fenómeno iceberg», ya que la parte que se manifiesta es mucho menor a las agresiones no denunciadas. Por eso pide que, ante cualquier maltrato recibido, se ponga en conocimiento y será entonces «cuando conoceremos la dimensión real de un problema cada vez más creciente», afirma.

El Servicio de Salud del Govern balear y el Colegio de Médicos de Baleares (Comib)también han condenado la paliza a Vega y han anunciado que se personarán como acusación particular y pedirán que la pena sea tipificada como un delito de atentado a la autoridad.

Enlaces internacionales